October 24, 2021

Podemos desafía a Pedro Sánchez y advierte de que no apoyará suavizar el hachazo a las eléctricas

Congreso El PNV urge a Pedro Sánchez a “retocar” el hachazo a las eléctricas y le avisa que de no hacerlo peligrará el futuro del Gobierno Hemeroteca El Gobierno cifra en 2.600 millones su hachazo a las eléctricas para dejar la factura de 2021 en 600 euros

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, no ha tardado en advertir este jueves a Pedro Sánchez de que si quiere paliar la subida del precio de la luz con un decreto de medidas urgentes tendrá que “pactarlo” con su socio de Gobierno, que, “obviamente”, no aceptará ningún cambio que “beneficie a las eléctricas”.

Así ha respondido Echenique al anuncio que en la mañana de este jueves ha hecho la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, sobre la intención del Ejecutivo de sacar adelante el polémico decreto de medidas urgentes para frenar la subida con el argumento de que el mismo responde al interés general, evita el deterioro de las economías domésticas y protege el crecimiento económico.

“Si el PSOE quiere modificarlo, tendrá que ser con un nuevo Real Decreto-ley del Gobierno que, por supuesto, tendrá que pactar con su socio. Y nosotros -obviamente- no vamos a aceptar ningún cambio que perjudique a la gente trabajadora y beneficie a las eléctricas”, ha escrito Echenique en su cuenta de Twitter.

“También podría intentar meter modificaciones en el Proyecto de Ley de reducción de los beneficios caídos del cielo relativo al mercado de emisiones de CO2, que se encuentra en trámite en el Congreso y sí se puede enmendar”, ha proseguido el portavoz morado, para recordar que “de nuevo, los cambios tendrán que ser pactados”.

Echenique ha dejado claro que “si se proponen modificaciones para proteger a la industria”, Unidas Podemos las estudiará “con buenos ojos”. “Perjudicar a la gente para beneficiar al oligopolio, eso no”, ha escrito.

Teresa Ribera ha reconocido que los planes adoptados hasta ahora han quedado superados y ha prometido, en nombre de Pedro Sánchez, medidas adicionales para frenar la escalada de precios reduciendo los “cargos” un 97% y clarificando la temporalidad del “hachazo” a los beneficios de las eléctricas, un golpe que será “limitado”, ha explicado, porque no afectará a las compañías que hagan nuevos contratos de suministro con la industria a precios anteriores a la escalada del gas.

Ahora Pedro Sánchez ha dado luz verde al anuncio de medidas adicionales al decreto de choque que hoy se aprobará. Con este anejo el Gobierno pretende atraer el voto muy receloso del PNV, que finalmente se abstendrá. Con el decreto que saldrá definitivamente adelante se limita el incremento máximo de la tarifa a un 4% y se promueven las adquisiciones de gas a plazo para dar estabilidad a los precios.

Con estos compromisos, la vicepresidenta sólo ha convencido a medias al PNV un partido que insiste en que los beneficios de las eléctricas en lugar de ser “minorados”, deben ser “modulados” para evitar que el hachazo se traslade directamente a los precios que pagan las grandes industrias por la electricidad. Los nacionalistas vascos insisten en que la minoración en 2.600 millones de los beneficios de las eléctricas será simplemente “pan para hoy y hambre para mañana”. En paralelo, la vicepresidenta ha suscitado las sospechas y recelos de parte de la izquierda que ven en el compromiso de retocar la medida que afecta a los beneficios de las eléctricas vía libre para que el “chantaje” de las grandes compañías energéticas tenga éxito.

Ribera por su parte ha hecho hincapié en que “da igual cuánta energía barata haya en el sistema, el mercado marca el precio de la más cara”, remarcando las deficiencias del actual modelo energético, ése que propone reformar de arriba abajo Pedro Sánchez y que la Comisión aplaza sine die. “Los costes de generación no se corresponden con los precios medios del sistema”, ha insistido la ministra para quien es importante minimizar el contagio del precio del gas en la electricidad.

La vicepresidenta admite ahora, ante el riesgo de que el Congreso no convalidara su decreto y el PNV se alejara de su bloque de socios, que las previsiones que el Gobierno hacía en septiembre están ya desfasadas y hay que revisar las medidas planteadas para hacer frente a la escalada desorbitada de precios. Queda sin valor por tanto la promesa de Sánchez de que a final de este año los consumidores comprobarían que su factura de la luz es “similar o semejante” a la que pagaron en 2018 con el IPC descontado.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: