October 25, 2021

La pobreza crece: 12,5 millones de personas, 620.000 más que en 2019, están en riesgo de miseria y exclusión

Culpa de la pandemia y de cosas anteriores, la pobreza avanza.

Más de 12’5 millones de personas están en riesgo de pobreza y/o de exclusión social, una definición que no evita la penuria ni la marginación en sí. Son 620.000 personas más que en 2019, antes del mordisco del Covid.

Aunque la pandemia no lo explica todo. Desde la crisis de 2008, las personas pobres han ido necesitando más dinero para dejar de serlo. Es lo que se llama brecha de pobreza. Si en 2015, el año más duro, necesitaban 2.705 euros, en 2018 precisaban 2.529; en 2019, 2.622… Y en 2020, 2.828. “Son 300 euros más pobres que en 2018”.

La frase es de Juan Carlos Llano, responsable de Investigación en España de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-ES), una agrupación de 38 organizaciones no gubernamentales que este jueves ha presentado en el Senado un informe exhaustivo y punzante sobre los desheredados del sistema económico y social.

El trabajo se llama Estado de la pobreza 2008-2020 y, en función de los datos del INE, mide todos los indicadores para calcular cuántos y quiénes sufren una vida de escasez.

No todos los datos del informe incluyen la pandemia. Algunos, como la tasa de pobreza, llegan hasta 2109 y no abarcan aún el Covid porque todavía no hay cifras. “No sabemos si la tasa de pobreza crecerá o no tras la pandemia, porque el abordaje de esta crisis ha sido distinto al de la de 2008. No se ha centrado en los recortes, ni en el déficit 0, y ha habido instrumentos, como el Ingreso Mínimo Vital, que han sido aprobados por unanimidad. Pero habrá que verlo”.

Ese 26,4% de personas en peligro de pobreza y exclusión supera en 5 puntos la media de la UE. Y supone que, con respecto a 2015, el año designado para empezar a evaluar la Agenda 2030, se ha hecho menos de la mitad para cumplir el objetivo de reducción de la pobreza.

Uno de los mundos que mejor ilustra lo que pasa es el de la privación material severa: no poder alimentarse bien, no poder calentar la casa, no poder pagar la vivienda… En sólo un año ha pasado del 4,7% de la población al 7%, algo que “pulveriza todos los récords”. Es decir, en un año, 1,1 millón de personas más se han sumado a esta categoría de desventuras, que suma un total de 3,3 millones de niños y adultos en España.

En 365 días, ha crecido en un 42% (un 5,4% de la población) quienes no pueden comer carne, pollo o pescado cada dos días, unos 2 millones de personas.

Ha crecido en un 43% (un 11%) quienes no pueden mantener su casa a una temperatura adecuada.

Y ha crecido en un 62% (un 13,5%) quienes se ven obligados a retrasar el pago de su vivienda, “porque cuando la gente tiene que elegir entre comer o pagar la casa, elige comer”.

La privación severa de las cosas más básicas fue subiendo a zancadas desde 2008 y alcanzó al 7,1% de la población en 2014, pero fue descendiendo hasta el 4,7% en 2019. “El extraordinario incremento de este año, producto de la pandemia Covid-19 que se precipita sobre una sociedad que no había resuelto en los años de recuperación las consecuencias de la crisis económica anterior, revalida, en solo un año, el destrozo producido por seis años de crisis económica y provoca que 1,1 millones de nuevas personas se agreguen a la privación material severa”.

Y eso ha pasado en 15 de las 17 comunidades autónomas. Sólo Castilla-La Mancha y Aragón escapan de este incremento salvaje.

La privación afecta a uno de cada 10 niños y adolescentes en España. A una de cada 7 familias monoparentales y a una de cada 4 y una de cada 20 unidades familiares extranjeras no comunitarias y españolas, respectivamente.

La pobreza severa es una pobreza dentro de la pobreza. Y afecta a la mitad de todos los pobres. Son personas cuya renta está por debajo del 40% de la mediana de renta por unidad de consumo.

O sea, menos de 6.417 euros al año.

Menos de 536 euros al mes.

Menos de 17 euros al día.

En 2020 había 4,5 millones de personas en España en esta situación (9,5% de la población), es decir, 196.000 personas más que en 2019. En 2008, antes de la crisis, eran el 7,4% de la población española y en 2015, tras años de políticas de recortes presupuestarios, llegaron al 11,2%. Hoy, pandemia de por medio, la cifra está a medio camino.

¿Quién lo pasa mal para llegar a fin de mes? El 45,2% de la población. Eso es 4 puntos menos que en 2019, pero sólo para quienes tienen dificultades “moderadas”. Porque quienes tienen “mucha dificultad” para terminar el mes son han crecido en sólo un año un 28%: el 10% de la gente.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: