October 24, 2021

Gabriel Rufián tilda de “postureo” la Ley de Memoria Democrática y acusa al Gobierno de “cobarde”: “Es una vergüenza”

Política El Gobierno aprueba la Ley de Memoria “para no repetir” la guerra y carga contra el PP: “Un partido democrático no puede estar en contra” Congreso ERC pide la devolución al Gobierno de la nueva Ley de Memoria Democrática y presenta un texto alternativo

“La pregunta no es por qué somos tan duros; la pregunta es por qué ustedes son tan cobardes”. En una semana marcada por la publicación de los Presupuestos Generales del Estado y el acuerdo entre PSOE y PP para renovar algunos órganos constitucionales, la Ley de Memoria Democrática ha pasado este jueves su primer examen en el Congreso de los Diputados, oportunidad que ha aprovechado ERC -formación que por el momento niega su apoyo a los Presupuestos- para recalcar su desaprobación sobre una norma que, dicen, no es más que “postureo”.

Con estos términos, y ante la mirada del ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, se ha expresado el portavoz republicano en el Congreso, Gabriel Rufián, para denunciar las numerosas carencias que, según su grupo parlamentario, presenta una norma sobre la que este jueves se han debatido varias enmiendas a la totalidad, entre ellas una de ERC. Una enmienda, ha calificado Rufián, emitida “en legítima defensa” de las víctimas y dirigida a todos los “antifascistas de la Cámara”.

ERC ya votó en contra de la Ley de Memoria Histórica de 2007, promovida por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Este jueves, Rufián ha dedicado su intervención a Joan Tardà, quien capitaneaba el grupo parlamentario hace 14 años. Para el republicano, una “buena” ley de memoria debería contar con el visto bueno de los tres partidos “históricos”: PSOE, ERC y PNV. Algo que en estos momentos no se da.

Así, Rufián ha considerado “de primero de antifascismo” que una ley de memoria democrática definiese como “ilegal” -y no “nulo” o “ilegítimo”- que un régimen surgiera a partir de un golpe de Estado. El Gobierno, ha denunciado, “no tiene bemoles” de “declararlo fascista” en línea a postulados internacionales de hace varias décadas, algo que le parece un signo de “cobardía” para un Ejecutivo que se define progresista.

Por otro lado, el líder de ERC en el Congreso ha lamentado que en el texto, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado julio, no se concreta “ni un sólo mecanismo”, ni “indemnización” o forma de efectuar una “reclamación patrimonial” para hacer real y posible la reconstrucción y reparación de las víctimas. “Es una vergüenza”, ha lanzado. “Una ley de memoria sin memoria”.

Del mismo modo, Rufián se ha preguntado de qué sirve crear una fiscalía de sala específica, como promueve la nueva ley, si sólo puede “investigar”, pero no “denunciar”, como si fuera, ha ironizado, “un detective privado”. “Postureo, una vez más”, ha explicado a los miembros presentes en el Pleno de la Cámara Baja.

Otro punto criticado por el republicano es el que recalca la “responsabilidad voluntaria” por parte de los “criminales y torturadores” para cerrar las heridas abiertas. Una idea que Rufián ha descartado rotundamente. “En un país en el que Billy el Niño se paseó con medallas hasta que se murió”, ha opinado.

Esta ley tampoco, ha reprochado Rufián a Bolaños, “reconoce ni repara valiente e inequívocamente el daño causado” a la lengua y a la cultura catalana, vasca o gallega durante la dictadura, ni “dignifica explícitamente” la memoria de las víctimas españolas deportadas a campos de concentración nazis. Por último, ha lamentado que el texto no dedique “ni una línea” a “condenar a la cúpula de la Iglesia católica durante el régimen”.

Frente a ello, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha defendido el proyecto de ley de Memoria Democrática insistiendo en que se trata de una norma que “neutraliza el olvido” y defiende a las víctimas condenando “toda forma de totalitarismo político”.

Es una ley, ha recalcado, para “cicatrizar heridas y calmar el daño” que ocasionaron la dictadura, la guerra y el golpe de Estado del 36 “sin distinciones entre las víctimas”. “La memoria”, ha insistido Bolaños, “es una política de Estado” porque “condenar la dictadura es democracia” y por tanto “no cabe el enaltecimiento del golpe ni la exaltación de las violaciones de derechos humanos durante la guerra y la dictadura”.

“El proyecto reivindica el reconocimiento de la verdad”, ha asegurado antes de insistir que “en la ley no se encontrará un relato de parte” porque es una “ley de concordia y para la concordia”, “para el reencuentro y la reparación”.

Ante la evidencia de que alguno de los socios del Gobierno, principalmente ERC, se muestra insatisfecho con el alcance de la norma, el ministro de la Presidencia ha tendido la mano del Ejecutivo para aceptar enmiendas y mejoras de todas las fuerzas parlamentarias.

La enmienda de ERC, si bien ha sido rechazada en la votación, ha contado con el apoyo manifiesto de grupos como EH Bildu, la CUP o PdeCAT, entre otros. El PNV, por su parte, ha considerado que podría reconducirse a través de enmiendas parciales al texto.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: