October 25, 2021

La Justicia europea desestima el recurso de Oriol Junqueras contra la pérdida de su escaño

Tribunales Tercera negativa de la Justicia europea a Oriol Junqueras en menos de un año Desafío independentista Italia suspende el proceso de entrega de Puigdemont a la espera de lo que decida la Justicia europea

El Tribunal General de Justicia de la UE ha desestimado el recurso interpuesto el año pasado por Oriol Junqueras contra la decisión del Parlamento Europeo de elegir como eurodiputado a Jordi Solé después de declarar vacante el escaño del líder de ERC tras su condena. Junqueras fue elegido en los comicios europeos de mayo de 2019, como Carles Puigdemont, Toni Comín o Clara Ponsatí, pero a diferencia de ellos no salió de España, fue detenido y condenado, y nunca llegó a ocupar su sitio en la Eurocámara.

En diciembre de 2019 el TJUE tomó una decisión polémica por la que consideraba que los cuatro deberían haber gozado de inmunidad parlamentaria y de su escaño desde el momento del recuento de votos, y no desde la recogida del acto, como sostenían las autoridades españolas y la propia Eurocámara. Pero también señalaba que, a diferencia de los otros tres, al haber sido condenado en España la situación era diferente. Tras perder el escaño en favor de su colega Solé, Junqueras recurrió, pero el Tribunal General, en un auto decidido la semana pasada pero comunicado esta tarde, ha desestimado la reclamación.

En su auto, el Tribunal General declara inadmisible el recurso del líder independentista “por carecer de legitimación activa”, al no ser destinatario de dicho acto y considerar que “este no produjo ningún efecto en su situación jurídica, es decir, no le afectaba directamente. “A este respecto, es preciso constatar que la argumentación del demandante se basa exclusivamente en postulados puramente hipotéticos”, dice el texto. “Asimismo, aun suponiendo que el Tribunal anulara el acto por el que el Parlamento tomó nota de la vacante del escaño del demandante, este no ha demostrado, ni tan siquiera alegado, que las autoridades competentes españolas estén, por ello, obligadas automáticamente a restablecerlo en su condición de diputado europeo en lugar del Sr. Solé i Ferrando”, añade.

El auto es claro tanto en la parte legal y la admisibilidad como sobre las interpretaciones de los hechos esgrimidos por Junqueras sobre las decisiones del Parlamento Europeo y de la Junta Electoral Central española. “Procede desestimar la alegación del demandante según la cual, en esencia, el Parlamento consideró insuficiente la proclamación, mediante el acuerdo de 3 de enero de 2020 de la Junta Electoral Central, de la elección del Sr. Solé i Ferrando debido a que, en el Pleno de 13 de enero de 2020, el presidente del Parlamento solicitó a las autoridades competentes españolas que designaran un sustituto del demandante. En efecto, esta alegación no permite demostrar la afectación directa del demandante y es, por tanto, inoperante. Además, esta alegación carece de fundamento fáctico, ya que ni de la grabación de la sesión del Parlamento de 13 de enero de 2020 ni de su acta se desprende que el presidente del Parlamento efectuara tal solicitud”, se puede leer.

La decisión tiene varias partes y todas son contrarias a la línea de la defensa. “En cuarto lugar, el demandante aduce que, al reconocer al Sr. Solé i Ferrando la condición de diputado europeo sobre la base de la sentencia de 19 de diciembre de 2019”, la antes mencionada que sirvió para que los cuatro fueran reconocidos como diputados desde las elecciones, “aun cuando, mediante el acuerdo de 23 de enero de 2020, la Junta Electoral Central había declarado vacante su escaño, el Parlamento adoptó una verdadera decisión. Según el demandante, al actuar de este modo, el Parlamento procedió de manera contraria a lo que habían decidido las autoridades competentes españolas y constató que la causa de la vacante del escaño del Sr. Solé i Ferrando conculcaba el Derecho de la Unión”, recuerdan los magistrados. “A este respecto, basta con señalar que la alegación del demandante pretende demostrar que el acto impugnado tiene carácter decisorio y, por tanto, produce efectos jurídicos obligatorios. Pues bien, aun suponiendo que se demuestre esta circunstancia, la misma no permite acreditar que el acto impugnado produzca efectos jurídicos obligatorios para el demandante. Así pues, debe desestimarse la alegación del demandante”, zanja el auto.

Los magistrados también optan por sobreseer la demanda de intervención del Reino de España. Junqueras puede recurrir ante el Tribunal de Justicia, el órgano superior, pero tendrá que pagar las costas y las del Parlamento.

El Tribunal de Luxemburgo todavía tiene que pronunciarse sobre las medidas cautelares solicitadas recientemente por Puigdemont tras ser detenido en Italia y tiene pendiente una decisión de calado sobre Lluis Puig, otro ex consejero que está en Bélgica y es reclamado pero cuya entrega a España es cuestionada por las autoridades judiciales belgas, que argumentan que el Supremo no tiene competencias para emitir la euroorden necesaria.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: