October 25, 2021

El currículo de la ESO de Lengua Castellana dará prioridad a la “diversidad lingüística” y fomentará la “reflexión interlingüística”

El currículo de la ESO de Lengua Castellana dará prioridad a la “diversidad lingüística” y fomentará la “reflexión interlingüística”. La asignatura no se centrará sólo en el español, sino que se abrirá a las lenguas cooficiales para “combatir prejuicios y estereotipos lingüísticos”, según el borrador enviado por el Ministerio de Educación a las autonomías al que ha tenido acceso EL MUNDO y que comenzará a aplicarse en los institutos y en los colegios a partir del curso que viene.

Además, los alumnos de 12 a 16 años ya no tendrán sólo que aprender a escribir, leer y expresarse correctamente, sino que también se buscará “favorecer un uso ético del lenguaje que ponga las palabras al servicio de la convivencia democrática, la resolución dialogada de los conflictos y la construcción de vínculos personales y sociales basados en el respeto y la igualdad de derechos de todas las personas”.

“La primera de las competencias específicas de la materia se orienta al reconocimiento de la diversidad lingüística y dialectal del entorno, de España y del mundo con el propósito de favorecer actitudes de aprecio a dicha diversidad, combatir prejuicios y estereotipos lingüísticos y estimular la reflexión interlingüística”, advierte el currículo, poniendo esta “diversidad lingüística” por delante de la tradicional comprensión lectora, la comunicación oral o la expresión escrita.

El texto proclama que “el español o castellano es una lengua universal y policéntrica, con una enorme diversidad dialectal”.

“Ninguna de sus variedades geográficas ha de ser considerada más correcta que otra, ya que cada una de ellas tiene su norma culta”, recalca. Y dice también que “la diversidad lingüística constituye una característica fundamental de España, donde se hablan varias lenguas y sus respectivos dialectos”.

Son palabras que también aparecían en el currículo de Primaria y que abren la puerta a que los estudiantes aprendan a saludar, despedirse, agradecer y disculparse en catalán, euskera o gallego. Deberán, entre otras cosas, comparar los rasgos de las principales variedades dialectales del español, “con especial atención a la del propio territorio”. También se les enseñará a “familiarizarse” con las lenguas de signos.

“De lo que se trata, por tanto, es de invitar a conocer el origen y el desarrollo histórico y sociolingüístico de las lenguas de España y familiarizar al alumnado con algunas nociones básicas de las mismas”, resume el programa de estudios diseñado por la ex ministra de Educación Isabel Celaá y ratificado por du sucesora, Pilar Alegría.

El currículo también se moderniza para fomentar “la alfabetización informacional”. El borrador que el Ministerio de Educación ha enviado a las autonomías señala que “el aprendizaje de la lectura ha estado durante siglos vinculado de manera casi exclusiva con la lectura literaria, aunque hace décadas que los enfoques comunicativos subrayan la necesidad de enseñar a leer todo tipo de textos, con diferentes propósitos de lectura”. Por eso “saber leer hoy implica también navegar y buscar en la red, seleccionar la información fiable, elaborarla e integrarla en esquemas propios, etc”, añade.

Por otro lado, la asignatura de Lengua Cooficial dispondrá de un 10% del horario escolar y serán las comunidades autónomas las que desarrollen esta parte del currículo, que no podrá abarcar más de 50 horas en los tres primeros cursos ni más de 20 horas en el cuarto curso.

El problema es que el Ministerio permite que se impartan “de manera conjunta” los “contenidos referidos a estructuras lingüísticas que puedan ser compartidos por varias lenguas en un mismo curso”. Eso abre la puerta a que se enseñe, por ejemplo, en catalán partes del currículo que deberían verse en Lengua Castellana con la excusa de que son comunes.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: