October 24, 2021

Irene Montero asegura que regulará la objeción de conciencia con el aborto en contra del criterio de Sanidad

Tribunales La Comisión Europea estudia si Irene Montero violó una directiva al tachar al ex marido de Juana Rivas de “maltratador” Política El PSOE compensa a Calvo y Ábalos con presidencias de comisión en el Congreso, con un extra de 1.500 euros al mes

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha asegurado este jueves que regulará la objeción de conciencia de los médicos al aborto, pese a que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, lo descartó un día antes.

La titular de Sanidad concretó este miércoles que el objetivo del Gobierno es el de “compatibilizar y respetar” todos los derechos, al tiempo que recalcó el “compromiso ineludible” del Ejecutivo con la reforma de la ley del aborto. Todo, dijo, avanzando hacia las “buenas praxis”. Por ello, negó que se fuera a “regular” la objeción de conciencia de los médicos, como se hizo también con la ley de eutanasia.

“Claro que hay que regular la objeción de conciencia”, ha respondido este jueves Montero, quien, si bien ha considerado que hay que “entender y respetar” que haya profesionales médicos que se nieguen a realizar “determinadas prácticas”, ha pedido que se lleve “un registro y control”. La objeción de conciencia “no puede ser un obstáculo”, ha opinado.

Será esta una de las claves de la reforma de la ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo en la que está trabajando el Ejecutivo y cuyo borrador, según ha anunciado la ministra de Igualdad en una entrevista concedida a la cadena Ser, se espera que esté listo en tres meses, antes de fin de año.

Una modificación “urgente”, a ojos de Montero, ya que en España “hay reconocido” un derecho “que no se puede hacer efectivo para miles de mujeres, con el enorme dolor que supone, algo que es, ha dicho, “una violación de los derechos humanos que reconocen todos los organismos internacionales”.

“Hay que proteger” con la reforma de esta ley a las mujeres que deseen abortar, ha especificado Montero, porque la objeción de conciencia, si bien son “poquísimos” los casos de objetores reales, se ha convertido en una “práctica para impedir el acceso efectivo” a la interrupción voluntaria del embarazo.

Así pues, el aborto se ve como un “estigma”, ha definido Montero, en los hospitales públicos, algo que empuja a cada vez más profesionales médicos a evitar realizar esta práctica. “Hay una enorme dificultad para acceder a formación sobre interrupción voluntaria del embarazo en todas las etapas que tienen que ver con la práctica médica”, ha expresado la titular de Igualdad después de haber escuchado el testimonio de los profesionales médicos sobre este asunto. “No sé si se puede hablar de represión, pero, desde luego, el estigma existe”, ha incidido.

“El Estado tiene dos obligaciones”, ha explicado Montero, en línea a lo expuesto un día atrás por Darias: “Una es garantizar el derecho de los profesionales sanitarios a la objeción de conciencia, y otra es que todos los derechos sanitarios reconocidos puedan ser atendidos y garantizados en centros públicos”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: