October 24, 2021

Trasladan a la prisión madrileña de Estremera a los policías de Mérida detenidos en la operación contra el narcotráfico

Interior Los narcos detenidos en la macrooperación antidroga de Mérida presumían en las redes sociales: “Tengo tanto dinero como Pablo Escobar” Corrupción policial Mérida se queda sin policías antidroga: “No tenemos confidentes, tenemos que empezar de cero”

Los cuatro agentes de la Policía Nacional de Mérida detenidos en la operación contra el narcotráfico denominada Minuro-Peces llevada cabo la semana pasada en Extremadura han sido trasladados esta tarde desde la cárcel de Badajoz -donde ingresaron el viernes por la noche- al Centro Penitenciario Madrid VII, conocido comúnmente como la cárcel de Estremera. Todos ellos han sido trasladados en un furgón de la Guardia Civil.

Aunque se había especulado durante toda la jornada que los policías iban a ser enviados a la prisión de Sevilla 1 por estar más próxima a Extremadura, finalmente el Ministerio del Interior ha optado porque ingresen en prisión en la capital de España. La de Estremera, como la de Sevilla 1, cuenta con un módulo especial y separado del resto de reclusos destinado a todos aquellos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que son detenidos, evitando así que se mezclen con otro tipo de presos, también en el caso de que estén prisión preventiva a la espera del desarrollo de las actuaciones judiciales que sigue el Juzgado nº3 de Mérida y el de Torrevieja (Alicante), donde se encuentra detenido también un agente de la Guardia Civil en relación con esta operación.

Un quinto agente policial fue puesto en libertad con cargos el pasado viernes tras prestar declaración a las preguntas de su abogado, que no a las del juez y el fiscal. Era el más novato del grupo de estupefacientes al haber ingresado en este equipo el pasado mes de febrero. El juez le dejó en libertad pero le retiró el pasaporte y le obligó a comparecer cada quince días en el Juzgado. Al día siguiente de las primeras detenciones se detuvo a otra agente, una mujer policía, adscrita a la Comisaría de Mérida pero no al Grupo de Estupefacientes, pero fue puesta en libertad con cargos.

Los otros cuatro agentes que completaban el grupo -incluido el inspector jefe-, a los que sus abogados les recomendaron no declarar por estar el caso bajo secreto del sumario y no conocer las actuaciones judiciales y policiales, ingresaron en prisión provisional y sin fianza. La causa, que está bajo secreto de sumario, se sigue, entre otros, por delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y omisión del deber de perseguir delito, según informó el viernes el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura.

Durante el fin de semana y hasta este lunes alrededor de las 16.30 horas, los cuatro agentes habían permanecido en la zona de ingreso de la prisión de Badajoz, siguiendo el protocolo anti-covid de diez días en este módulo como cualquier preso que ingresa en la cárcel. Han pasado diversas entrevistas con médicos y con psicólogos, según sus abogados, y se encuentran “bien de moral, a pesar de las circunstancias”, como ha relatado el letrado de uno de los agentes a EL MUNDO, Roberto Lorenzo. El abogado también ha confirmado que tanto él como los otras defensas preparan la presentación de un recurso contra la orden de prisión provisional ordenada por el juez instructor, aunque reconoce que hasta que no se levante el secreto de sumario y se conozcan las actuaciones “va a ser complicado” que se pueda cambiar dicha decisión al desconocerse con exactitud los motivos de los delitos de los que se les acusan, y las pruebas de los mismos, aunque en todo momento se mostrado convencido de la “inocencia” de los agentes.

Por el momento, los detenidos están calificados como “presos preventivos de segundo grado a disposición del juez”, ha aclarado el letrado, “y en cuanto sea posible que tengamos las copias de todo el proceso, porque ahora la carpeta la tenemos vacía, podremos preparar las defensas y presentar ese recurso”. Por eso, también solicitarán que se levante el secreto de las actuaciones.

Roberto Lorenzo ha señalado que no existe ningún temor a que los agentes fueran mezclados con otros reclusos sino que existe un protocolo de actuación en estos casos que se pone en marcha para todos aquellos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuando son detenidos y enviados a prisión, aunque sea provisional. “Es el proceso reglamentario habitual el que se ha seguido”, y que de momento no ha podido incluir ninguna comunicación de los agentes a sus abogados en estos primeros días que han estado en prisión en Badajoz: “No tenían autorizadas las llamadas”, ha especificado.

El traslado de los agentes a Madrid en vez de a Sevilla significa que la distancia de los viajes casi se duplica tanto para los abogados como para los familiares cuando se permitan las visitas.

También hay al menos otros cuatro investigados que han quedado en libertad provisional con cargos. A todos se les ha retirado el pasaporte y tienen la obligación de comparecer en el juzgado cada 15 días.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: