October 23, 2021

El juez ignora a la Fiscalía, cierra ya la causa y propone juzgar sólo a los jefes de seguridad de Repsol y Caixabank por el ‘caso Villarejo’

El juez de la Audiencia NacionalManuel García-Castellón ha dado por finalizada la investigación sobre la contratación del comisario jubilado José Manuel Villarejo por parte de Repsol y Caixabank y ha propuesto juzgar a los jefes de Seguridad de las compañías, Rafael Araújo Bernabé y Miguel Ángel Fernández Rancaño, respectivamente.

El instructor ignora así la petición de la Fiscalía Anticorrupción, que le había pedido que no dictara el auto que da por concluido el caso hasta que el tribunal que revisa las decisiones del juez resolviera el recurso en el que Anticorrupción pide mantener como imputados a las compañías como personas jurídicas y a sus presidentes, Antonio Brufau (Repsol) e Isidro Fainé (Caixabank).

García-Castellón levantó su imputación a finales de julio y hace dos semanas Anticorrupción presentó un duro escrito de apelación directa ante la Sala de lo Penal. Lo cerraba solicitando al juez que paralizara la decisión que ha acabado adoptando este lunes de cerrar la causa y dar a la Fiscalía un plazo de 10 días para presentar su escrito de acusación.

El auto que pone fin a la instrucción de la pieza 21 (proyecto Wine) del denominado caso Tándem propone igualmente juzgar al propio Villarejo y a su socio, Rafael Redondo. También al comisario Enrique García Castaño y al subdirector de Servicios de Apoyo de la Dirección de Seguridad Corporativa de Repsol Rafael Girona.

Según el instructor, hay indicios de que todos ellos participaron en la operación para espiar al presidente de Sacyr Luis del Rivero para evitar que la constructora se hiciera con el control de Repsol mediante un acuerdo con la petrolera mexicana Pemex.

En su auto, el magistrado atribuye a los dos jefes de Seguridad y a Girona un delito de cohecho activo, a Villarejo y Redondo cohecho pasivo y descubrimiento y revelación de secretos. Este último delito es el que atribuye este último delito a Enrique García Castaño.

En la resolución, el juez acuerda el sobreseimiento de la causa para otros cuatro ex directivos de Repsol y Caixa, al estimar que una vez practicadas todas las diligencias pertinentes concluye que no existen elementos suficientes para atribuirles la comisión de los delitos investigados.

En su auto, el instructor explica que en el año 2011 el Grupo Cenyt elaboró una serie de informes sobre Luis del Rivero, su mujer, el jefe de Seguridad de Sacyr y el antiguo Director Financiero de Repsol con los que la empresa de Villarejo accedió a información, llamadas telefónicas realizadas por Del Rivero y su entorno, lo que constituyen datos de carácter reservado a los que no se tiene acceso por fuentes abiertas ni registros públicos. El tráfico de llamadas y comunicaciones fue facilitado por García Castaño, entonces jefe de la Unidad Central Operativa.

El Grupo Cenyt recibió por este encargo abonos con cargo a las sociedad de Repsol y Caixabank por valor de 413.600 euros, de los que 218.900 corresponden a pagos de Repsol y 194.700 a Caixabank.

El magistrado destaca que cuando se llevaron a cabo estos hechos Villarejo era comisario del Cuerpo Nacional de Policía y que no existía ninguna investigación policial en curso que justificase la solicitud de los tráficos de datos relativas a las personas investigadas por el Grupo Cenyt.

Respecto a los dos directores de Seguridad, el juez explica que ambos disponían de “un elevado grado de autonomía organizativa y contractual”. En ese sentido, añade el juez, ambos investigados “disponían de amplios márgenes de contratación, de decisión y de orden de pagos en lo relativo al ámbito de la seguridad de las citadas mercantiles”.

Esta tesis es clave para sostener el archivo de la causa respecto a Brufau y Fainé, una decisión que, pese a la decisión del juez de dar por concluida la causa, aún puede revocar la Sala de lo Penal.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: