September 22, 2021

La oposición carga contra el Gobierno por “humillarse” al participar en la “mesa de la infamia”

Política Pere Aragonès reclama amnistía y referéndum y Pedro Sánchez le emplaza a una negociación “sin prisa y sin plazos”

“Con el independentismo uno elige cuándo se sienta, pero no cuándo se levanta”. La oposición cargó duramente este martes contra la denominada mesa de diálogo entre el Gobierno y el Govern de la Generalitat, una reunión calificada por el Partido Popular, Vox y Ciudadanos como la “mesa de la infamia”.

Los partidos que conforman la oposición aprovecharon la primera sesión de control del curso parlamentario para manifestar que el PSC «ya se ha comido definitivamente al PSOE» y que el Gobierno se “humilla” al participar en este encuentro, el mismo día que la luz volvió a pulverizar su precio.

“Llama reencuentro a negociar un referéndum con secesionistas que jalean a terroristas que querían atentar contra el PP y a los que incendian Barcelona”, reprochó el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

“La sociedad catalana está rota, no pretendan resolver la fragmentación de la sociedad catalana intentando romper España”, solicitó al Ejecutivo el diputado popular Mario Garcés, quien rebajó a un mero «apaño» la reunión para la compleja situación que vive Cataluña desde hace años.

El Gobierno ha sellado un “pacto fáustico” con el nacionalismo, denunció Garcés durante la sesión de control, celebrada horas antes de que varios miembros del Consejo de Ministros y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se desplazaran hasta Barcelona para afrontar el primer encuentro de la mesa de diálogo.

“¿Por qué va usted a una mesa de negociación con golpistas donde la moneda de cambio es la soberanía de España?”, preguntó directamente el líder de Vox, Santiago Abascal, al presidente del Gobierno durante su interpelación en el Congreso.

Según lamentan desde Vox, Sánchez “cede” ante “los enemigos de España” con el único objetivo de “atornillarse en el poder”.

Ya fuera de la Cámara Baja, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, calificó la mesa de «guiño» a ERC, con quien, en las próximas semanas, el Gobierno tratará de acordar los Presupuestos Generales del Estado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es «capaz», a ojos de Monasterio, de «vender a España con tal de mantenerse en el poder».

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, criticó que en la reunión “no ha estado Cataluña, sino el separatismo, y no ha estado Sánchez defendiendo a los españoles, sino defendiendo su poltrona” para seguir en Moncloa.

Así, señaló que la “mesa de la infamia” supone una “desprecio” a los constitucionalistas catalanes, a los problemas reales de los ciudadanos y a la igualdad entre comunidades autónomas.

“Enhorabuena al independentismo porque ha demostrado que puede hacer con Sánchez lo que quiere”, reprochó Arrimadas desde Barcelona.

Del mismo modo, también el portavoz naranja en el Congreso, Edmundo Bal, lamentó que el mismo día que «familias y negocios» pagan «la luz más cara», el Ejecutivo de Sánchez se «humillase» en una mesa «que rompe la igualdad entre españoles y desprecia sus problemas reales»

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: