September 18, 2021

Gabriel Rufián avisa a Pedro Sánchez de que si fracasa el diálogo en Cataluña, “PP y Vox entrarán en Moncloa”

Política Pedro Sánchez planea una negociación con Cataluña a más de dos años para evitar el desgaste Análisis Puigdemont se abona al radicalismo como estrategia para recuperar la Generalitat

Como decíamos ayer… Después de 84 días de su último cara a cara en el Congreso, Pedro Sánchez y Pablo Casado lo han retomado prácticamente donde lo dejaron. Entonces eran los indultos y ahora la mesa de diálogo con el independentismo catalán y, principalmente, la escalada del precio de la luz.

El líder del PP ha reprochado al presidente del Gobierno ser “incapaz de resolver los problemas” de los ciudadanos y, por tanto, de encabezar un Gobierno “fallido”. Por su parte, Sánchez le ha criticado seguir en un bucle: “Se fue con el no y ha vuelto con el no. Se fue con la crispación y ha vuelto con la crispación”.

Así, la vida sigue prácticamente igual en el Congreso, con el matiz de que el precio desbocado de la luz se ha colado en la primera plana de la sesión de control al Gobierno.

El PP ha acusado al Ejecutivo de “agravar” los problemas de los españoles y ha utilizado principalmente el ejemplo de la luz para intentar acorralar a Sánchez. “Pedía explicaciones [a Rajoy] cuando subía un 8%, ¿por qué no dimite cuando sube un 200%?”, ha incidido Casado.

Para el líder del PP, de Sánchez “no queda nada” porque ha “traicionado todas sus promesas”, con los independentistas o con la luz, y encima ha “escabechado” a “todos los que le ayudaron” a llegar a Moncloa. “Es el presidente de un Gobierno fallido” y el “más radical de Europa”, ha sentenciado. “El principal problema de España es usted”.

“Le veo intranquilo y acelerado”, le ha replicado Sánchez, que ha lamentado que el PP siga con el “todo mal” todo el rato y con un discurso “sin esperanza” cuando “la realidad es otra”.

Respecto a la luz, el presidente ha justificado sus últimas medidas de para revertir en los ciudadanos los “beneficios extraordinarios” de las eléctricas. “Eso es justo porque lo justo es que arrimemos el hombro, todos”, ha dicho. Además, ha advertido de que en la crisis de la factura de la luz el Ejecutivo va a “defender el interés de los ciudadanos por encima del interés o presión particular”. Un mensaje directo a las empresas eléctricas y las amenazas que ayer comenzaron a deslizar por el hachazo a sus beneficios.

Sánchez ha vuelto a emplazar a Casado que “cumpla la Constitución” con la renovación de los órganos constitucionales, como el CGPJ, y ha reclamado que fuera de España “hable bien de su país porque eso también hablará bien” de él.

Yolanda Díaz y Gabriel Rufián.EFE

Con el comienzo de la mesa de diálogo entre el Gobierno central y el Gobierno catalán en la agenda del día, otro de los platos fuertes de la sesión ha sido la pregunta de Gabriel Rufián al presidente. El portavoz de ERC ha advertido a Sánchez de que la supervivencia del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos depende de que ese foro tenga éxito.

Si “fracasa”, ha avisado, “también lo hará la izquierda española” y, entonces, “Vox y PP entrarán en La Moncloa y nos irá mal a todos”, ha dicho. En este sentido, Rufián ha presentado que la decepción y el fracaso no sólo podrán ser achacables al separatismo, sino que también habría consecuencias que repercutirían en la continuidad del Ejecutivo.

Sánchez ha evitado entrar a hablar de la mesa en sí, y se ha centrado en la pregunta oficialmente formulada por Rufián, que era sobre las inversiones del Estado en Cataluña con la suspensión de la ampliación de El Prat de fondo por el desacuerdo interno entre ERC y Junts.

El presidente ha pedido a ERC volver al acuerdo del pasado 2 de agosto para ampliar el aeropuerto de Barcelona y continuar con el proyecto. Además, frente a las dudas de los republicanos con ese plan por su impacto medioambiental, Sánchez ha recalcado que el Gobierno está “comprometido con la emergencia climática” y que respetará las directivas europeas medioambientales.

Lejos de acercar posturas, Rufián ha avisado de que ERC “estaba” y “estamos” en contra de ese proyecto y ha recalcado que la oposición abarca a otros políticos, incluidos los miembros de Unidas Podemos, y las organizaciones ecologistas.

Santiago Abascal, en el Pleno del Congreso.EFE

También ha preguntado al presidente del Gobierno el líder de Vox, Santiago Abascal, que ha aludido a la mesa catalana para tacharla de “traición” y para acusar a Sánchez de utilizar la soberanía nacional” como “moneda de cambio”.

Asimismo, Abascal se ha referido a la falsa denuncia homófoba de Malasaña. Ha criticado que el Gobierno acuse a Vox de crímenes de odio “que no han ocurrido” mientras que “calla” y guarda “silencio” cuando hay agresiones y crímenes que “no les sirven” para sus intereses o para atacar a su formación.

En este sentido, ha asegurado que hay una “relación estrecha” entre la inseguridad y la política de “puertas abiertas” a la inmigración, vinculando a los migrantes que “asaltan las fronteras” con el “pánico en las calles”.

Sánchez ha replicado a Abascal diciendo que defiende una España donde “no cabe una mayoría de la ciudadanía”, sino sólo los que piensan como Vox. Además, le ha reprochado que no es capaz de hablar con quienes piensan distinto y que por eso no le coge el teléfono cuando le ha llamado él o cuando los ministros llaman a personas de su partido. “La esencia de la democracia”, ha recalcado Sánchez, es “dialogar y pactar”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: