September 18, 2021

Uno de cada cuatro alumnos conoce a alguien en su clase que puede haber sufrido ‘ciberbullying’

Historias Acoso en el fútbol infantil: “Le decían chupón, le escondían las botas y le hicieron sangrar por la nariz” Entrevista La ‘youtuber’ con una enfermedad rara que sufrió acoso escolar: “La única salida que veía era tirarme por la ventana”

Uno de cada cuatro alumnos conoce a alguien en su clase que puede haber sufrido ciberbullying. Durante la pandemia de Covid-19 el acoso escolar físico se ha reducido a la mitad, pero a cambio han aumentado los insultos, faltas de respeto y hostigamiento a los compañeros a través de Instagram o TikTok. Además, se han duplicado las agresiones en grupo.

Son las principales conclusiones del informe anual sobre acoso escolar realizado por las fundaciones Anar y Mutua Madrileña a partir de encuestas a 10.901 alumnos y 491 profesores de 329 centros educativos de la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Baleares y Canarias. El trabajo refleja un descenso en la incidencia del acoso escolar físico, que sólo dicen haber detectado el 15,2% de los entrevistados, frente al 34% que lo observaba en 2019. Es la mejor cifra de los informes en los últimos años.

La caída obedece, según Benjamín Ballesteros, director de Programas de Fundación Anar, al “confinamiento en casa, los grupos burbuja, el descenso de la ratio profesor/alumno y otras restricciones causadas por el Covid-19, junto con las medidas de concienciación”.

Pero de forma paralela el acoso virtual ha empezado a producirse a través de nuevos canales. Además de WhatsApp (53,9% de los casos), emergen otros como Instagram (44,4%), TikTok (38,5%) o videojuegos en línea (37,7%) . Además, las agresiones en grupo, que en 2019 sólo reportaba un 43,7% de los sondeados, son denunciadas por el 72,4% de los alumnos preguntados para esta encuesta.

Hay más sensibilidad respecto al problema del acoso y un rechazo abrumador a estas prácticas, pero todavía hay un 22% que reconoce que podría haber participado en un caso sin ser consciente. Los críos identifican mejor las formas de agresión y eso explica que la mayoría se hayan incrementado, creciendo especialmente la difusión de rumores, las amenazas o el aislamiento. Los motivos más comunes por los que se producen son el aspecto físico (52,5%), por ser diferente (46,4%), por las cosas que hace o dice (39,1%), por sus gustos (30,4%), por ser de otro país, cultura, raza o religión (26,2%), por ser nuevo (20,1%), por su orientación sexual (15,2%) o por tener mucho o poco dinero (14,2%).

Respecto a posibles vías para atajar este problema, ocho de cada 10 alumnos tiene claro que la unión de los compañeros hace que la víctima se siente mejor. El 52% de los estudiantes y el 78% de los profesores aboga por prohibir los móviles en los centros educativos como forma de reducir las burlas y la difusión no autorizada de imágenes y vídeos, además de evitar distracciones y mejorar la atención en clase.

Según los alumnos, la forma más eficaz de resolver el acoso escolar es avisar al profesor. Más de la mitad de los docentes reconocen falta de recursos y formación para atajar el problema.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: