September 22, 2021

José Manuel Albares desvela que mantiene contactos con Marruecos y Argelia y que “el gas para España no está en peligro”

España mantiene conversaciones con Marruecos y con Argelia después de la ruptura de relaciones entre estos dos países, según ha desvelado este lunes en el Congreso el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, que ha comparecido para informar de la misión española en Afganistán y para presentar las líneas de su departamento, después de su nombramiento el pasado mes de julio como sustituto de Arancha González Laya.

Este relevo fue motivado por la crisis abierta con Marruecos, sobre la que Albares ha pasado de puntillas a pesar de que en estos momentos la comunicación está restablecida y el propio Mohamed VI anunció públicamente su voluntad de abrir “nueva etapa” de relaciones con España.

Y justo en este contexto de vuelta a la normalidad con Rabat se han agravado los constantes e históricos roces entre Marruecos y Argelia, enfrentados por el Sáhara y por el liderazgo en el norte de África.

En su primera intervención, Albares se ha mostrado muy cauto, ha destacado la importancia que el Magreb tiene para nuestro país -el segundo mercado para España después de la UE-, ha puesto como ejemplo de lo frágil que es la estabilidad en la región la ruptura de relaciones entre Argel y Rabat y ha sostenido que “una de mis principales prioridades será las relaciones con Marruecos y Argelia , países amigos y socios”.

Según señaló el ministro, está hablando con ambos países y nadie debe “inquietarse” en España porque el “suministro de gas no está en peligro”. Argelia es el principal proveedor de gas de España y aproximadamente la mitad de este recurso procede de allí, a través del gaseoducto Magreb-Europa, que une los yacimientos argelinos de Hassi R’Mel pasando por Marruecos y el Estrecho de Gibraltar.

El PP preguntó a Albares si la factura de la luz, ya en precios históricos, se puede encarecer aún más por la ruptura de relaciones diplomáticas entre Argel y Rabat. El ministro de Energía argelino, Mohamed Arkab, anunció el jueves que a partir de otoño todo el gas que exporta a Europa se enviará por el gasoducto Medgaz, entre España y Argelia, a través del mar de Alborán, para evitar el territorio marroquí. Este es uno de los datos que permite al Gobierno afirmar que el suministro está garantizado.

No obstante, al Ejecutivo le inquietan las consecuencias de esta nueva crisis entre Argelia y Marruecos, sobre todo por si alguno de ellos le reclama gestos de apoyo.

La cuestión territorial del Sáhara Occidental ha sido un constante elemento de tensión entre los dos países. Aunque se le ha preguntado también -concretamente, el diputado de Bildu– si España cambiará su posición, como le exige Rabat, después de que Donald Trump reconociera, en contra del derecho internacional, la soberanía marroquí del Sáhara, el ministro se ha remitido a la postura tradicional española de defensa de una solución en el marco de Naciones Unidas.

Lo que sí ha dejado claro Albares es que quiere llevarse “extraordinariamente bien” con Marruecos porque están en juego muchos intereses de España, y que la relación con este país es mucho más “amplia” que las diferencias que mantiene respecto al Sáhara.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: