September 21, 2021

El PP imputa a la gestión económica de Ximo Puig 11.000 millones de la deuda récord valenciana

Presupuestos 1.325 millones: los ingresos ficticios de la Generalitat por la infrafinanciación con el beneplácito de Montero

En su particular cruzada contra la infrafinanciación de la Comunidad Valenciana, el Gobierno de Ximo Puig decidió incluir en cada presupuesto de la Generalitat una partida ficticia de 1.325 millones de euros. Unos ingresos irreales que, sin embargo, volverán a aparecer en las cuentas de 2022 tal y como confirmó a EL MUNDO el conseller de Hacienda, Vicent Soler. Y ello a pesar de que la Generalitat cerró 2020 batiendo un récord histórico al superar por primera vez los 50.000 millones de euros de deuda pública. El PP responsabiliza ahora al presidente socialista de generar por esta vía del “engaño” casi 11.000 millones de euros.

“Los engaños de Puig en las cuentas suponen 11.000 millones de euros más de deuda para los valencianos”, según el portavoz de Economía del PP en las Cortes Valencianas, Rubén Ibáñez. “Para tapar su falta de liderazgo y su sumisión al Gobierno de Sánchez, lo único que se le ocurre es maquillar las cuentas y poner una partida ficticia que jamás ha recibido la Comunidad Valenciana. Frente a eso, el agujero que deja Puig todos los años ha generado una deuda acumulada que asciende a 11.000 millones de euros desde que Puig es presidente”.

De hecho, la inclusión cada año de 1.325 millones de euros en concepto de ingresos en los presupuestos de la Generalitat no deja de ser una previsión totalmente irreal porque nunca se cumple, pues es el dinero que se calcula que debería percibir de más la Comunidad Valenciana con un modelo de financiación autonómica que la acercase a la media española de financiación por habitante. Dicho con otras palabras, son 1.325 millones que la Generalitat pone sobre el papel que recibirá vía transferencias del Estado pero que sabe que nunca llegarán. Al menos, no mientras no cambie un modelo caducado que lleva atascado años en el Ministerio de Hacienda.

De ahí que, en declaraciones a este diario, Soler considere la inclusión de la partida ficticia en las cuentas como “heterodoxa desde un punto de vista financiero, pero legítima desde el punto de vista político”. El propio órgano fiscalizador de la Generalitat, la Sindicatura de Cuentas, ya ha advertido al Consell de que “tiene que incluir en sus presupuestos iniciales de transferencias a recibir del Estado, derivadas del sistema de financiación autonómica, únicamente las previsiones de ingresos que de manera razonable se espera obtener”.

Porque la contrapartida es que con esta fórmula sigue engrosándose una deuda que, según advirtió el Banco de España, rozaba al cierre de 2020 el 49% del PIB regional, la cifra más alta de todas las comunidades. Desde el Gobierno valenciano se insiste en que buena parte de la deuda hay que achacarla al problema de la infrafinanciación, por lo que se ha pedido al Ministerio de Hacienda un mecanismo que compense la deuda histórica vinculada a la infrafinanciación.

Para el PP, sin embargo, el crecimiento desorbitado de la deuda se debe a la “nefasta gestión económica del presidente Puig”. Según Ibáñez, “esto supone el despido de 3.000 sanitarios, consultorios cerrados, listas de espera en sanidad y dependencia disparadas, las becas sin pagar, 19.000 alumnos en barracones…”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: