September 21, 2021

Los socios de Gobierno de Armengol proponen quitar al Rey el palacio de Marivent

La presencia del Rey Felipe VI en Mallorca para cumplir con su tradicional estancia en la isla está siendo aprovechada por los partidos del Gobierno balear aliados del PSOE para hacer su particular agosto de reivindicaciones y propaganda antimonárquica. Todo ello ante la pasividad de los dirigentes socialistas, que el lunes se reunieron con el Rey en el palacio de La Almudaina cumpliendo con sus roles institucionales.

Si hace unos días el Govern eliminó a través de una de sus consejerías controlada por los nacionalistas de Més el nombre de uno de los principales polideportivos de Palma -el pabellón hasta ahora llamado ‘Príncipes de España‘- y a principios de esta semana la vicepresidenta del Parlamento balear Gloria Santiago (Podemos) animaba a que la cumbre entre Sánchez y el Rey Felipe VI se celebrara en un “balcón alquilado” y no en el palacio de Marivent, que -dijo- “pagamos todos”, ahora los socios de la presidenta Armengol proponen desalojar a la Familia Real del palacio palmesano.

El partido nacionalista Més per Mallorca llevará al Parlamento balear una iniciativa en la que propondrá que Marivent deje de ser utilizado por la jefatura del Estado para ser empleado para otros usos por la Comunidad Autónoma.

El diputado Joan Mas defenderá una iniciativa parlamentaria en la que su formación sostendrá que el palacio está siendo “ocupado de forma irregular” por el Rey al beneficiarse de una donación realizada originariamente en favor de la diputación provincial por la viuda del mecenas de origen griego Juan de Saridakis en 1966. Esa donación, esgrimen los nacionalistas, se realizó con el objetivo de crear un museo y destinar el imponente palacio a casa de huéspedes de otros jefes de Estado. Según alegan, de forma “excepcional” y no de forma perenne.

El palacio, que fue edificado en 1923 por el arquitecto Guillem Forteza, no pertenece a la Familia Real sino a la Comunidad Autónoma balear. De hecho, cada año se reserva una partida presupuestaria para su mantenimiento que ronda el millón de euros anuales. El Govern saca a concurso las contratas.

Sin embargo, ha sido empleado como residencia de los Reyes y de la Familia Real durante décadas, desde que en 1973 fue cedido por la diputación al uso del Juan Carlos, entonces príncipe de España. La casa ha sido siempre una de las residencias predilectas de Doña Sofía, que pasa allí temporadas alejada de la capital.

Ninguno de los sucesivos gobiernos baleares ha cuestionado este uso y los partidos mayoritarios de las islas siempre han mostrado su aprobación y su apoyo a los Reyes durante su estancia. Han ejercido siempre de anfitriones de los monarcas. El propio Jaume Matas llegó a jugar a pádel en la pista privada del complejo con Iñaki Urdangarin, posteriormente condenado por el ‘caso Nóos’.

Marivent es además el lugar de reunión de la familia en verano, habitualmente durante la primera semana de agosto, y en sus dependencias se celebra el tradicional despacho entre el jefe del Gobierno y el jefe del Estado, una cita simbólicamente muy relevante en la agenda política. Felipe VI ha mantenido la tradición y ayer martes se reunió en Marivent con el presidente del Gobierno Pedro Sánchez. Por sus jardines han pasado grandes mandatarios internacionales, como Barack Obama, o miembros de otras dinastías reales, como Carlos de Inglaterra.

La presencia de los Reyes en la isla ha sido históricamente defendida desde numerosos sectores de la sociedad civil balear como un espaldarazo importante para la imagen de Mallorca como destino turístico y residencial. Sus habituales visitas no despiertan apenas contestación ni oposición en Mallorca. El propio alcalde de Palma, el socialista José Hila, declaró el lunes que “es un lujo para Palma” la presencia del Rey cada verano.

Sin embargo, la presión de los socios minoritarios del PSOE, gracias a los que gobierna Baleares desde 2015, ya llevó en el año 2017 a la apertura al público de los jardines de Marivent. Por allí pasaron en 2018 algo más de 70.000 turistas. Esta semana se convocó una manifestación bajo el lema ‘Arruix Borbons’ (fuera Borbones) en las puertas del palacio que congregó a una veintena de personas.

La ofensiva de Més y Podemos en Baleares (suman 10 de los 59 escaños del parlamento balear) se alinea con las críticas vertidas esta semana por la ministra de Podemos Ione Belarra contra la monarquía y contra el Rey emérito Juan Carlos I, aprovechando también la llegada de Sánchez a Marivent del martes. Belarra difundió mensajes calificando de “indigna” la salida del antiguo monarca de España, calificándolo de “grave anomalía democrática” y defendiendo un “horizonte republicano”.

El presidente Sánchez no desautorizó estas palabras de su socia, limitándose a señalar de forma genérica que su gobierno “está comprometido con todas y cada una de las instituciones constitucionales” y alabó la “transparencia” que ha dado el Rey Felipe VI a la Corona

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: