September 22, 2021

Los detenidos por la muerte de Samuel Luiz se reunieron una hora después del crimen

Sucedió en apenas 150 metros. Durante seis minutos, la violencia se desató ese 3 de julio en La Coruña. Y una jauría incontrolable acabó con la vida Samuel Luiz y casi se lleva por delante la de Ibrahim, el senegalés que trató de auxiliarle y salvarle de la brutal paliza. Los principales agresores, apenas una hora y media después del crimen, mantuvieron una reunión, según explican a EL MUNDO fuentes de la investigación.

La Policía aportó este lunes los detalles básicos de la investigación una vez que se levantó el secreto de sumario. Las líneas maestras las apuntó el comisario Pedro Agudo, comisario jefe de la brigada de Policía Judicial de La Coruña, responsable de las pesquisas.

“La desgraciada muerte de Samuel marca un antes y un después. Personas sin antecedentes han acabado con su vida. No es comparable a con otras situaciones como la de Amorebieta“, explicaba Agudo.

El primer dato clave, recibido este lunes por la mañana: dos informes de ADN que “vinculan directamente” a los dos primeros detenidos relacionados con la muerte.

Segundo dato clave: la Policía acusa a los detenidos -en concreto, seis- de dos ataques. Uno, consumado contra la vida (Samuel), y otro, en grado de tentativa (Ibrahim). El senegalés es el único que salió en auxilio de Samuel y que, además, fue también objetivo de los agresores. Ibrahim estuvo con Samuel cuando murió.

Y otro de los datos clave: “Los sospechosos no conocían a la víctima”, apuntan los mandos policiales y de la delegación del Gobierno que, pese a ello, aclaran que deberá ser la juez la que determine la motivación de la agresión.

“Las conversaciones de los móviles de los sospechosos nos han ayudado a tener más indicios”. De hecho, explicaron que “habían eliminado conversaciones para tratar de borrar pruebas”.

No obstante, no lograron borrar todo y los investigadores, en un grupo multidisciplinar en el que estaban especialistas en investigación científica y en redes sociales, lograron acceder a esos mensajes que han sido claves en el esclarecimiento de los hechos, junto a los testimonios y a las cámaras de seguridad de la zona.

Según explican, no hay un golpe claro, sino la acumulación de golpes durante seis minutos, entre las 2.58 horas y las 3.04 horas. Incluso, Samuel fue golpeado con una botella de vidrio.

Como explicó Pedro Agudo, el principal detenido “fue a por Samuel por el tema del móvil [se enfrentó a Samuel, que en ese momento estaba manteniendo una videollamada con una amiga]. El segundo detenido fue el primero en agredir. Cuando estaba en el suelo comenzaron a agredirle los dos”.

Los agentes han encontrado ADN también en la botella de cristal que está siendo analizada. Y no se descarta que en la trifulca también se utilizara un kubotan, un arma de defensa personal o autodefensa muy accesible, eficaz y duradera. Esta arma está basada en armas tradicionales japonesas.

Aseguran los agentes que se ha analizado los móviles de los detenidos y que éstos han aportado indicios y pistas no sólo de su participación, sino también de la de otros presuntos autores que podrían ser identificados a partir de estos análisis. “No descartamos más detenciones”.

Según el relato de la Policía, la agresión comenzó cuando la víctima se encontraba con una amiga realizando una videollamada. Entonces, fue increpada por uno de los detenidos, que estaba en las inmediaciones con una chica, al tiempo que les repitió que dejara de grabarles, amenazándoles y añadiendo simultáneamente el insulto de “maricón”. Desde ese momento, los seis minutos de terror.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: