August 1, 2021

Ximo Puig propone la creación de un impuesto para Madrid y le acusa de ejecutar un “procés invisible”

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha dibujado como uno de los ejes para “coser la España invertebrada” la necesidad de paliar el “centralismo ineficiente” que ejerce Madrid y que ha generado un “procés invisible” de fractura, al tiempo que contribuye a generar “enormes desigualdades de renta” entre territorios. Para ello ha puesto sobre la mesa la necesidad de una “gran reforma fiscal” con la que compensar el efecto capitalidad y “la economía de aglomeración”, que podría ser a través de un impuesto a las rentas más altas madrileñas. “La OCDE ha dicho que hay un problema de fiscalidad en Madrid, pero busquemos la mejor solución. No voy a improvisar un impuesto pero sí que esa vía tiene que estar presente”.

Según ha destacado Puig en su conferencia en los ‘Desayunos de Europa Press’, el “plus de riqueza” del que goza la capital “no se genera por azar, sino gracias al sustento público estatal“. “No es fruto de una ‘mano invisible’ el hecho de que Madrid esté hoy 36 puntos por encima de la media en PIB per cápita, sino que se debe a muchas décadas de inversión privilegiada en infraestructuras, la ubicación de centros de decisión que atraen empresas y generan redes influencia y la alta concentración de organismos públicos con mucho empleo cualificado que en otros territorios escasea”, ha señalado.

Para compensar este efecto metrópoli, la propuesta al Comité de Expertos para la Reforma Fiscal es que, “para compartir con todos esa mayor productividad generada por el apoyo público, haya una aportación de los más beneficiados” a través de un instrumento nuevo. “La filosofía es sencilla: si hay privilegio, debe haber contraprestación“, ha sentenciado.

Ese privilegio lo extiende el socialista a las rebajas fiscales para las rentas altas gracias a las ventajas de la capitalidad, el “dumping” fiscal. “Una competencia desleal centro de M-50, porque afecta a un 7% de los madrileños, y fuera, como aspiradora de los grandes patrimonios de otras comunidades. ¿Hacia dónde camina Madrid en relación con España? Hace justo 20 años, Pasqual Maragall lanzó un vaticinio: ‘Madrid se va’. Hoy, aquella deriva ha cristalizado en el ‘procés’ invisible de Madrid. El ‘procés’ de una capital que no tiene en cuenta las consecuencias de sus decisiones para el resto del país. Que Madrid prospere es bueno para España. También para la Comunidad Valenciana. Pero es importante que nos vaya bien a todos”, ha dejado claro Puig en su intervención.

El presidente valenciano ha reclamado también la descentralización de las estructuras del Estado, desde el Senado, que podría tener su sede en otra ciudad, a organismos como Puertos del Estado, Turismo o el Instituto Oceanográfico. Es más, ha propuesto que la celebración del Día de la Fiesta Nacional del 12 de octubre se traslade cada año a una ciudad distinta. “España necesita más motores”.

La otra gran reivindicación para encarar la vertebración de España es la reforma del modelo de financiación, para la que Puig está reclutando a presidentes de autonomías como Andalucía o Baleares y la que le gustaría sumar a Cataluña, viéndola sentada en el Consejo de Política Fiscal y Financiera porque no concibe un “pacto bilateral” que solo favorezca a una autonomía.

Entre los cinco desafíos territoriales que, según Puig, tiene el país, Cataluña y el independentismo es el primero tras una “década perdida” en la que ha pasado “del impulso modernizador a la parálisis institucional”. Sin embargo, su apuesta es por el “diálogo, la audacia y el pacto”, y ha vuelto a apoyar a Pedro Sánchez. “Pactar no es traicionar. Respaldo el camino de presidente por convicción y pragmatismo”, ha destacado.

Para el jefe del Consell, los indultos han sido “una decisión valiente y sensata” y avisa de que no basta con “la coexistencia sino que hay que buscar la convivencia”. “No hay acuerdos felices, ni se puede buscar que haya humillados, derrotados o vencidos como buscan las derechas. Hay que pasar del cuadro del ‘Duelo a garrotazos’ de Goya al ‘Abrazo’ de Juan Genovés”.

Por eso ha destacado como “muy mala noticia” que el presidente catalán, Pere Aragonés, haya manifestado ya su rechazo a acudir a la Conferencia de Presidentes -que se celebra la próxima semana en Salamanca y que ha pedido institucionalizar cada seis meses- y le ha invitado a “repensárselo”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: