July 31, 2021

El Govern rectifica y avalará las fianzas del Tribunal de Cuentas

El Gobierno catalán rectifica y recurrirá finalmente al Instituto Catalán de Finanzas (ICF) -una entidad financiera pública propiedad de la Generalitat- para avalar las fianzas millonarias que el Tribunal de Cuentas reclama a los líderes del procés.

El Govern utilizará esta vía después de que ayer el consejero de Economía, Jaume Giró, la descartara. Lo hace el mismo día en que vence el plazo para abonar las fianzas impuestas por el órgano fiscalizador y ante la negativa de la banca privada a contraavalar el fondo de 10 millones activado por la Generalitat para proteger el patrimonio de Oriol Junqueras, Carles Puigdemont, Artur Mas y una treintena de altos cargos de la Generalitat a los que el Tribunal de Cuentas reclama fianzas por valor de 5,4 millones por haber promocionado con dinero público la causa separatista en el extranjero.

Ha alegado Giró que en las últimas horas ha recibido “llamadas” de trabajadores del ICF instándole a recurrir a la entidad pública de la Generalitat para avalar las fianzas, una posibilidad que ya estaba prevista en el decreto aprobado por el Govern el pasado 6 de julio, pero que el consejero de Economía había descartado ayer mismo emplear para “proteger” a sus trabajadores. “Mis palabras sirvieron para que gente del ICF me haya pedido por favor que por ellos no quede”, ha argumentado Giró en sede parlamentaria.

El Govern enmienda así el proceder que había prometido utilizar para cubrir las fianzas de los dirigentes independentistas, pues aseguró que el fondo de 10 millones con el que pretende hacer frente a las reclamaciones del Tribunal de Cuentas iba a funcionar con un mecanismo similar al de un seguro privado, es decir, que una entidad privada avalaría las finanzas con un contraaval. El propio presidente de la Generanitat, Pere Aragonès, daba por hecho ayer que podría “desbloquear” la reticencia de los bancos a cubrir su maniobra.

EMBRIÓN DE LA BANCA PÚBLICA CATALANA

Fundado en 1985, el Instituto Catalán de Finanzas tiene como misión originaria facilitar el acceso a la financiación al tejido económico de Cataluña, pero el independentismo catalán planea su conversión en “estructura de Estado” desde que arrancó el procés. Ya en 2012, ERC y la ya extinta CiU fijaron 2015 como fecha para que su transformación en banca pública catalana bajo el control de la Generalitat. El pasado marzo, el ICF anunció que se preparaba para poder operar como banco público en Cataluña y solicitó formalmente la petición de licencia bancaria al Banco de España, que debe validar la petición y emitir el informe correspondiente al Banco Central Europeo para su aprobación.

La creación de un banco público catalán figura también en el preacuerdo suscrito entre ERC y la CUP para investir a Aragonès. No ha sido preciso ver cumplido ese compromiso para que el embrión de la banca pública catalana empiece a funcionar al servicio del proyecto independentista.

Albert Castellanos, el que fuera mano derecha de Aragonès durante su etapa como consejero de Economía, es el actual presidente del ICF, mientras que su consejero delegado es Víctor Guardiola que, como Giró, ha desarrollado buena parte de su carrera en CaixaBank.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: