August 2, 2021

Nuevo Gobierno: Los ministros que forman el séptimo gabinete de Pedro Sánchez

La crisis de Gobierno que Sánchez estaba preparando se ha adelantado a este sábado de julio. Los cambios no sólo afectan a las vicepresidencias -sale Carmen Calvo y se reducen a tres- sino también a buena parte de los ministros, algunos de su núcleo más cercano, y a otras personas con un poder significativo en Moncloa. Iván Redondo, director del Gabinete del Presidente es sustituido por el socialista Óscar López.

Abandonan el Ejecutivo la vicepresidenta Carmen Calvoy los ministros José Luis Ábalos, Isabel Celaá, Pedro Duque, José Manuel Rodríguez Uribes, Arancha González Laya yJuan Carlos Campo. A salvo de las modificaciones queda la parte del gabinete -una vicepresidencia y cuatro ministerios- que corresponde a Unidas Podemos.

El nuevo gobierno tiene mayoría femenina: entre los 23 integrantes (incluido el presidente), hay 14 mujeres y nueve hombres. Presenta además una media de edad más joven, que baja a los 50 años.Y supone una apuesta por el poder municipal, porque se incorporan cuatro alcaldesas. Así queda configurado el nuevo Ejecutivo, el séptimo de Sánchez.

Desgastado por la gestión de la pandemia y el deterioro económico, cuestionado por algunas de sus decisiones y criticado hasta por sectores de su partido tras la concesión de los indultos a los políticos independentistas, Sánchez ha llevado a cabo una profunda crisis de Gobierno para tratar de imprimir un nuevo rumbo político a la segunda mitad de la legislatura. Su nuevo Ejecutivo pretende ser, según ha dicho, el de “la recuperación”.

La máxima responsable económica del Gobierno gana aún más galones de cara a la reactivación económica y la gestión de los fondos europeos. Nadia Calviñocomo número dos será el máximo referente, con lo que también se traslada un mensaje a Bruselas frente al ruido y los mensajes contradictorios que ha podido haber, sobre todo con Unidas Podemos.

Sánchez ha decidido no abrir un debate con Podemos sobre su cuota en el Gobierno y limitar sólo los cambios a las carteras socialistas. Yolanda Díaz, vicepresidenta y nueva líder morada, ha evitado así también desencadenar una batalla interna en la formación a cuenta del reparto de cuotas de poder, a los pocos meses de asumir el liderazgo en Unidas Podemos tras la salida de Pablo Iglesias. Su próximo y difícil reto en el Ejecutivo será la reforma laboral.

Sobre Teresa Ribera ha pesado en las últimas semanas el aumento de la factura de la luz. Sin embargo, el hecho de que los fondos europeos estén, entre otros criterios, orientados a impulsar una economía sostenible, ha ayudado a su permanencia en una de las vicepresidencias.

Hombre de partido, Félix Bolaños era hasta ahora secretario general de Presidencia y va a asumir el Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, el puesto que ocupa Carmen Calvo

Puntal del PSOE de Madrid, la federación de Sánchez, pertenece al círculo de máxima confianza del presidente del Gobierno, que le ha encomendado tareas tan sensibles como la negociación con Unidas Podemos que permitió formar el gobierno de coalición, la exhumación de Franco y la negociación con el PP para renovar el Poder Judicial.

José Manuel Albares, actualmente embajador de España en Francia y antes secretario general de Asuntos Exteriores en el equipo de Moncloa, será el nuevo ministro de Asuntos Exteriores. Su nombre ya sonó para el cargo hace año y medio pero la apuesta por González Laya precipitó su marcha a Paris. La hasta ahora ministra deja el cargo lastrada por la decisión de atender en España al líder del Frente Polisario, que ha desencadenado una grave crisis con Marruecos.

Pilar Llop será la nueva ministra de Justicia. Hereda la cartera con el reto de desbloquear las negociaciones con el principal partido de la oposición, el PP, para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que lleva paralizado desde finales de 2018.

Llop es jueza especialista en violencia de género y ha ostentado hasta la fecha la Presidencia del Senado, puesto al que llegó en diciembre de 2019. Sustituye en Justicia a Juan Carlos Campo, que defendió y firmó los indultos de los políticos independentistas que impulsaron el procés.

Aunque Margarita Roblesse había mostrado hace días dispuesta a hacerse cargo de la cartera de Interior -y cualquiera que le encomendara Sánchez,- finalmente el presidente ha optado por su continuidad al frente de Defensa. Desde esa cartera ha impulsado la popularidad de las Fuerzas Armadas gracias a su contribución a la lucha contra la pandemia y también se ha desmarcado en público con frecuencia de las posiciones políticas del ex vicepresidente Pablo Iglesias.

Otro de los perfiles socialistas que se ve reforzado es el de la andaluzaMaría Jesús Montero. Si bien deja de ser la portavoz del Ejecutivo, siguen manteniendo su peso como titular de Hacienda, responsabilidad a la que añade Función Pública. En este nuevo ámbito, hereda de Miquel Iceta el acuerdo alcanzado recientemente con los principales sindicatos de la función pública para reducir la temporalidad en las administraciones públicas.

Aunque su nombre sonaba como uno de los que podía abandonar el Ejecutivo, Sánchez finalmente ha mantenido en Interior a Fernando Grande-Marlaska. Desde esa cartera ha acercado a todos los presos etarras al País Vasco y ha sobrevivido a su decisión de sustituir, por no informarle de una investigación judicial sobre la posible influencia de la manifestación del 8-M y la pandemia, al que fuera máximo responsable de la Guardia Civil en Madrid, el coronel Diego López de los Cobos. Pero el ex magistrado sigue contando con la confianza de Sánchez.

Raquel Sánchez era alcaldesa de Gavá y ha desarrollado su carrera política en ese ayuntamiento. Forma parte de la ejecutiva del PSC desde noviembre de 2016 y ha ido ganando peso político en los últimos años. El año pasado fue elegida miembro del Consejo Nacional del Clima en representación de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Sánchez ha destacado de ella su interés en “el desarrollo de políticas de medio ambiente y movilidad sostenible”.

Sustituye a José Luis Ábalos, uno de los ministros con mayor influencia hasta ahora y que como secretario de Organización del PSOE encarnaba la conexión entre el Gobierno y el partido.

Pilar Alegría fue candidata del PSOE al Ayuntamiento de Zaragoza en las últimas elecciones municipales, en mayo de 2019, y hasta ahora era la Delegada del Gobierno en Aragón. Entre las tareas que deberá afrontar cuando llegue al Ministerio de Educación y Formación Profesional, Alegría tendrá que hacer frente a todo el desarrollo de la última ley educativa, la Lomloe, y la aprobación de la nueva ley de Formación Profesional.

Porque Alegría sustituye a Isabel Celaá, quien ha conseguido sacar adelante su controvertida reforma educativa a costa de un fuerte desgaste político. Era una de las ministras más cuestionadas del Gobierno.

Como ha apuntado con la renovación de la confianza en Nadia Calviño y María Jesús Montero, Sánchez completa su decisión de no cambiar el equipo económico manteniendo aReyes Maroto al frente de la cartera de Industria, Comercio y Turismo. Esta última competencia constituye su desafío inmediato. La nueva oleada de la pandemia ha hecho que varios países europeos anuncien o estudien medidas que expresan su desconfianza hacia España como un destino seguro para este verano. Y el turismo es precisamente uno de los sectores clave en esa recuperación que anuncia el presidente.

Ministro habituado al perfil bajo, Luis Planas ha saltado al primer plano en los último días, al criticar en público la campaña del titular de Consumo, Alberto Garzón, a favor de la reducción de la ingesta de carne, un pronunciamiento que en este momento podría hacer mucho daño a un sector tan vulnerable como el ganadero. La posición pública de Sánchez, destacando las bondades de “un chuletón al punto”, apuntaló de forma indirecta a Planas.

Hasta ahora alcaldesa de Puertollano (Ciudad Real),Isabel Rodríguezdeberá poner en marcha desde Política Territorial la nueva relación con Cataluña que, tras los indultos, el Gobierno quiere impulsar a partir de la comisión bilateral y el diálogo con sus socios independentistas. No será su único reto. Debe desarrollar además la llamada “cogobernanza” a la que Sánchez tanto ha apelado en la pandemia y negociar con las comunidades para que las discrepancias en el ámbito competencial no lleguen al Tribunal Constitucional. Isabel Rodríguez asume, además, la portavocía del Gobierno sustituyendo a María Jesús Montero.

Tras Máxim Huerta, José Guirao y José Manuel Rodríguez Uribes, el catalán Miquel Iceta es el cuarto ministro de Cultura y Deportes en tres años. Un periodo en el que, no obstante, ha mantenido el puesto en el tablero político que le da valor a ojos de presidente: el de primer secretario del PSC. Iceta llegó hace sólo medio año al Gobierno y se hizo cargo de la cartera de Política Territorial. La cartera todavía incluía Función Pública -que ahora pasa a Hacienda- y en este ámbito ha alcanzado últimamente un acuerdo con los sindicatos para convertir en fijos a 300.000 interinos.

Iceta sucede a José Manuel Rodríguez Uribes, que sale de Cultura sin cumplir los objetivos que se marcó antes de la pandemia y enfrentado al sector.

Pedro Sánchez ya cambió una vez de ministro de Sanidad durante la pandemia, para que Illa fuera candidato del PSC a las elecciones catalanas, y no ha querido una segunda sustitución en un momento especialmente delicado. Pese a que la mayor parte de las decisiones recaigan en las comunidades autónomas, precisamente el hecho de queCarolina Darias no haya tomado una iniciativa de coordinación y respuesta común a los brotes actuales cuestiona su labor debido a la gravedad de la evolución epidemiológica y a su influencia en el retraso de la recuperación económica.

Ione Belarraascendió a un ministerio a raíz de la salida del Gobierno de Pablo Iglesias y en el gabinete ha heredado algunos de los rasgos que exhibió el antiguo líder de su formación. Por un lado, la oposición pública a algunas de las medidas económicas del ala más centrista del Ejecutivo y, por otro, el intento de que la transición de Iglesias a Yolanda Díaz se desarrolle sin sobresaltos en Unidas Podemos.

Alcaldesa de Gandia (Valencia) desde 2015, Diana Morant asume la dirección del Ministerio de Ciencia e Innovación tras seis años de gestión municipal y tres de experiencia como ingeniera de Telecomunicaciones. Durante su mandato, la localidad se convirtió en la primera ciudad europea en monitorizar, controlar y gestionar íntegramente su consumo de agua a través de la red de comunicaciones ‘Narrowband IoT’ (NB-IoT) de Vodafone. Además de alcaldesa, ha sido responsable del área de Smart City del Ayuntamiento y ha destacado por la voluntad de impulsar Gandia como ciudad inteligente.

Toma el relevo del astronauta Pedro Duque, un ministro con una agenda ambiciosa pero insuficiente para reformar la ciencia española.

Al frente de Igualdad desde la entrada en el Gobierno de Unidas Podemos, al departamento de Irene Montero se deben algunas de las iniciativas que han levantado tensiones internas en el gabinete. La última, la Ley Trans. Su aprobación en los términos deseados por la coalición morada frente a la oposición de la vicepresidenta Carmen Calvo y la salida de ésta del Ejecutivo puede dar la sensación de una victoria rotunda de la titular de Igualdad, aunque en realidad responda al deseo de Sánchez de no tocar a los ministros designados por Podemos.

El reciente patinazo con la campaña para reducir el consumo de carne en un momento en que las prioridades del Gobierno de Sánchez son muy distintas colocaba a Alberto Garzóncomo candidato a dejar la cartera de Consumo. No era el primer desliz; en un contexto tan delicado como la pandemia había criticado que el turismo español era “de bajo valor añadido” ignorando su aportación al PIB. Pero el presidente, que hace unos días le enmendó, no ha querido relevar a ningún ministro de Unidas Podemos.

Pese a haberse enredado en la última semana con las prestaciones de la generación del baby-boom cuando se jubile, José Luis Escrivá, anteriormente presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF), es uno de los ministros que aportan solidez en materia económica. Pedro Sánchez lo respalda, como al resto de ese área, y tendrá que encauzar en lo que falta de legislatura la parte más delicada de la reforma de las pensiones. Además, al comparecer hace unos días unto a Yolanda Díaz para anunciar los datos favorables del empleo en junio, ambos se mostraban como las caras visibles de la recuperación.

El prestigio que tenía como sociólogo y experto en la sociedad de la información no ha acompañado aManuel Castells durante su trayectoria al frente de Universidades. Su falta de iniciativa ha sido especialmente criticada durante la pandemia, pero seguirá en su puesto como los otros cuatro compañeros de gabinete designados por Unidas Podemos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: