August 1, 2021

El Supremo avala la vuelta a la gestión pública del hospital de Alzira pero obliga a justificar las reversiones

Hospital La Generalitat acelera la reversión de Torrevieja: decreto de urgencia e incorporación a las listas de empleo temporal

El Tribunal Supremo ha avalado finalmente la reversión del hospital de La Ribera de Alzira, el primero privatizado por el PP y que recuperó el Ejecutivo de Ximo Puig para la sanidad pública. Da así la razón a la Generalitat Valenciana frente a Ribera Salud, que lleva años batallando por el fin de las concesiones sanitarias y la reversión a la red pública de los hospitales gestionados por esta empresa. Ahora bien, en un fallo que sienta doctrina, el Supremo entiende que los procesos de reversión al sistema público deben estar justificados económicamente, tal y como sostenía la empresa.

En esto da la razón a Ribera Salud, al estimar el recurso de casación que interpuso contra la sentencia dictada por la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, de fecha 15 de octubre de 2019, que queda anulada por no señalar la obligatoriedad de justificar el impacto económico de las reversiones y la recuperación para el sistema público de servicios privatizados.

Según el fallo del Supremo, “nos encontramos ante una actuación de una Administración que forma parte del sector público, en los términos del artículo 2 de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF), y que al menos en principio puede afectar al gasto o al ingreso público, al resolver no prorrogar un contrato de gestión de servicio público, por lo que no nos cabe duda de la aplicabilidad del principio del artículo 7.3 LOEPSF a la resolución impugnada”.

“Al no reconocer la sentencia impugnada ninguna clase de obligatoriedad o de proyección del principio del artículo 7.3 LOEPSF sobre el procedimiento administrativo y la resolución impugnada, consideramos que ha infringido el mandato expresado por el citado precepto”, agrega la sentencia.

Pero, al mismo tiempo, el Supremo sí considera que la Generalitat presentó suficientes informes que avalaban el cumplimiento de los principios de estabilidad presupuestaria, por lo que en la práctica no tumba la reversión. Hay que recordar que la concesión de la gestión del hospital a Ribera Salud se hizo mediante un contrato de 15 años que finalizó en abril de 2018. La Generalitat se opuso a su prórroga.

La sentencia llega en pleno proceso de reversión del segundo hospital que quiere volver a gestionar directamente la Conselleria de Sanidad, el de Torrevieja. Según fuentes del Grupo Ribera, “esta nueva doctrina afecta de pleno al proceso de reversión de Torrevieja porque pone de manifiesto que el modelo de reversión iniciado por la Generalitat se ha hecho de forma improvisada y sin consenso, y ahora además, según el Tribunal Supremo, de manera ilegal, ya que en este caso tampoco se han justificado las repercusiones y efectos financieros y presupuestarios de la decisión”.

El Supremo establece en todo caso “un antes y un después en los procesos de reversión de las administraciones públicas en España”, según fuentes de la empresa, que añaden: “A partir de ahora se ha definido la doctrina que obligará a todas las administraciones públicas a justificar las repercusiones y efectos financieros y presupuestarios derivados de la decisión de revertir una concesión”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: