July 31, 2021

El Rey Felipe VI reivindica en Cataluña la necesidad de trabajar “estrechamente unidos”

La Princesa de Asturias y de Girona, acompañada por los Reyes y la Infanta Sofía, entregó este jueves, 1 de julio, los premios de la Fundación Princesa de Girona en un ambiente mucho más tranquilo que en su debut en 2019, cuando decenas de manifestantes increparon a los premiados y protestaron contra la Monarquía. Por segundo año, la ceremonia se celebró en Barcelona, en concreto en el CaixaForum. Según la organización, el motivo por el que no se organizaron en Girona es que la Fundación no cuenta con ningún espacio para realizar el evento cumpliendo con las medidas covid y que, como este año se organizó algo más pensado para la televisión, la Ciudad Condal era un buen sitio por sus conexiones con el resto de España.

Cabe recordar que Felipe VI fue declarado persona non grata por las autoridades gerundenses en 2017. Meses después, se les negó el uso del auditorio para los Premios 2018 bajo la excusa de que se estaban realizando unas obras. Entonces, los hermanos Roca cedieron uno de sus espacios para organizarlos, pese a las críticas de los sectores independentistas. En 2019, con la excusa de que era el décimo aniversario de los Premios y el debut de la Princesa Leonor, se celebraron en Barcelona. «No puede tener cabida la violencia», dijo entonces Felipe VI mientras fuera quemaban pancartas con su cara.

Este año, con un ambiente mucho más tranquilo a pesar de los indultos y conscientes de lo complicado de volver a Girona, Don Felipe pronunció unas palabras mucho más conciliadoras, aunque llamando una vez más a la unidad. «Sólo estrechamente unidos conseguiremos avanzar para alejar la incertidumbre que ha afectado a tantos hogares de nuestro país», reivindicó el Rey, que dijo que «esta crisis ha hecho emerger con todo su vigor los profundos valores que nos definen». «Juntos seremos más capaces de encarar con esperanza ese deseado futuro de recuperación», zanjó.

Dado que la entidad pone en valor la capacidad de los jóvenes para transformar las cosas, el Monarca mostró -en un discurso pronunciado en castellano, catalán e inglés-, su preocupación por el futuro de esa generación a la que pertenecen sus hijas. «Los jóvenes no pueden ser los perdedores de esta situación», dijo. «Tenemos que darle futuro a su talento, a las ganas de nuestra juventud de demostrar su capacidad, su preparación, su empuje. Se trata de su porvenir», expresó. «No podemos permitirnos que toda una generación de jóvenes españoles transite entre las incertidumbres y las dificultades que provocó la prolongada crisis económica de hace una década», pidió. Por último, el Rey recordó que la fundación trabaja «desde Girona para toda España».

A pesar del tono de concordia de Don Felipe, lo cierto es que la Fundación parece descartar en estos momentos poder volver al auditorio de Girona, al menos si no cambia la situación política local. Sea por el covid o por la fuerte presencia independentista en la ciudad, la Heredera aún no ha podido ejercer como Princesa de Girona en la localidad, que no conoce pese a que lleva siete años portando el título.

En su debut en 2019, Doña Leonor sorprendió por su perfecto manejo del catalán en su discurso. Este año, la Princesa lo volvió a utilizar con soltura y hasta la mitad de sus palabras, cuando cambió al castellano. «Me alegra mucho volver a Cataluña», aseguró la Princesa. «Cataluña siempre ha sido un referente en iniciativa, creatividad y emprendimiento, sobre todo entre los jóvenes. Para mí, como princesa de Girona es un orgullo ver cómo nuestra Fundación avanza año tras año por sus objetivos». La Princesa afirmó que los diez premiados, todos menores de 35 años, representan valores que «son muy necesarios, sobre todo para mi generación». Sus palabras provocaron una larga ovación entre el público, su padre aplaudió entusiasta. «No es porque sea la Princesa, es porque comparto todo lo que ha dicho», se justificó el Rey.

La Familia Real pasó toda la jornada del jueves en Barcelona dedicados a los Premios. Era la tercera vez en quince días que el Rey pisaba la Ciudad Condal. En torno a las doce y media de la mañana, los Reyes y sus hijas aparecieron en los jardines del Palacete Albéniz acompañados por 30 premiados de ediciones anteriores. La Familia Real mantuvo un encuentro con ellos durante una hora. A continuación, Don Felipe recibió a la Premio Nobel de Química Frances Arnold.

Ya después de almorzar en privado, el Rey llegó a CaixaForum para mantener una reunión de una hora con el patronato de la Fundación. Al final del encuentro se sumaron la Reina, la Heredera y la Infanta Sofía. A continuación, los cuatro saludaron al Consejo Asesor antes del inicio de la entrega de premios.

Un cuarto de hora antes de las ocho de la tarde, la Familia Real posó para los medios de comunicación en el hall de entrada del centro cultural. Acompañados por la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, se sumaron a ellos el presidente del Patronato, Francisco Belil, e Isidro Fainé, que había cedido CaixaForum para la gala. No acudió ningún miembro del Govern, a pesar de que el president, Pere Aragonés es vicepresidente de honor de la fundación. También hubo plantón de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. En su lugar acudió Laia Bonet, tercera teniente de alcalde de la ciudad y miembro del PSC. También estuvo Salvador Illa, Teresa Cunillera, delegada del Gobierno en Cataluña, y la alcaldesa de Hospitalet y presidenta de la Diputación Provincial de Barcelona Nuria Marín.

La ceremonia, presentada por el periodista Carlos Franganillo, comenzó con la actuación musical de la violinista Leticia Moreno, premiada en 2018, que hizo otra actuación a mitad de gala. A continuación, la Premio Princesa de Girona de Investigación Científica, María Escudero, mantuvo un diálogo con la Premio Nobel de Química Frances Arnold sobre la importancia de la química en la lucha contra el cambio climático.

Posteriormente, la Princesa Leonor, acompañada en el escenario por los Reyes y la Infanta Sofía, entregó los galardones a los diez premiados entre esta edición y la 2020, que no se pudo celebrar por la pandemia. A continuación la Heredera y el Rey pronunciaron sus discursos. El Monarca emplazó a la Fundación a reunirse de nuevo el año que viene, con la incertidumbre de si será en Girona o en Barcelona de nuevo.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: