August 1, 2021

Podemos y los separatistas desacreditan al Tribunal de Cuentas y piden la intervención del Gobierno

Justicia El Tribunal de Cuentas ordena a los independentistas que depositen 5,42 millones bajo pena de embargo Política Pere Aragonès visita Moncloa como juez de la gobernabilidad de Pedro Sánchez

Frenar al Tribunal de Cuentas es el objetivo prioritario del separatismo catalán. Quieren impedir que los líderes del procés puedan ser condenados al pago más de cinco millones por desviar dinero público para hacer propaganda por la independencia en el extranjero. La presión es cada día más intensa y las advertencias, tras conocerse este martes la petición del órgano fiscalizador a 40 altos cargos de la Generalitat, se han vuelto más explícitas. Los partidos independentistas y En Comú Podem -la marca catalana de Podemos– han reaccionado desde el Congreso desacreditando al Tribunal de Cuentas por estar “politizado” y han reclamado al Gobierno que intervenga para desarmar la causa judicial.

La portavoz de Junts en el Congreso, Míriam Nogueras, ha exigido al Gobierno retirar a la Abogacía del Estado de ésta y cualquier otra causa que afecte al independentismo. Y para meter más presión, ha presentado una iniciativa en el Congreso y el Senado para forzar una votación al respecto.

“Instamos”, ha dicho aludiendo a las palabras de los ministros José Luis Ábalos e Irene Montero, “a retirar eso que llaman piedras” porque la causa que sigue viva en el Tribunal de Cuentas “no es concordia ni reencuentro ni nada que se le parezca”.

En rueda de prensa en el Congreso, Nogueras ha advertido de que el Gobierno “tiene mucho trabajo” y le ha pedido actuar para que el “franquismo institucional” desaparezca. “Hechos y no palabras”, ha exigido, recalcando que si el Gobierno no actúa confirmará “que es lo mismo que el PP pero con un poco más de maquillaje”.

Para la portavoz del partido de Puigdemont, la causa judicial “persigue y promueve la muerte civil de personas que han hecho su trabajo”. Porque, bajo su prisma, la promoción con fondos públicos de todos los catalanes de la independencia en el extranjero está amparada por los derechos de la “libertad de expresión y la libertad ideológica”.

Además, la portavoz de Junts ha atacado al Tribunal de Cuentas, al que ha desacreditado tachándole de estar “politizado” y de ser “parcial, arbitrario” y de proceder dilapidando las “garantías jurídicas”.

De igual modo, el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Ferran Bel, ha reclamado que la Abogacía del Estado debe retirarse porque es la “primera interesada” en que “algunas de estas situaciones absolutamente ridículas no puedan prosperar judicialmente”.

“El Gobierno sabe lo que tiene que hacer”, ha dicho Bel, porque en su opinión no tiene “ni pies ni cabeza” la causa del Tribunal de Cuentas.

Bel ha apremiado a renovar ya el Tribunal de Cuentas porque su mandato acaba en julio y ha advertido de que la causa que afecta a los líderes del procés “no puede seguir su trámite con un tribunal caducado, absolutamente politizado y con objetivos políticos”.

A esta presión del independentismo se ha sumado Podemos por medio de su marca catalana, En Comú Podem. “Creemos que cualquier vía necesaria y posible se tiene que tirar para adelante para poder sacar estas causas de lo judicial y llevarlas al cauce político”, ha manifestado Aina Vidal en rueda de prensa.

Preguntada al respecto, ha apostillado que hay que estudiar todas las vías para la “desjudicialización” y ha planteado que si hubiera sentencia, que fuera recurrida ante el Tribunal Supremo.

Vidal se ha sumado en la estrategia de desacreditación del Tribunal de Cuentas. “Es un órgano profundamente politizado que hace tiempo que debía haber sido renovado y esperamos y deseamos que el PP no actúe de la misma forma que lo hace con el el CGPJ, bloqueando en este caso la renovación necesaria”, ha dicho.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: