August 2, 2021

La Ley Trans establece un blindaje para evitar continuos cambios de sexo: para revertirlo habrá que pasar por el juzgado

LGTBI Un funcionario cambiará el género al menor que lo pida con la nueva Ley Trans Ley Trans “Los socialistas nos arrepentiremos muchos años de no haber peleado el Ministerio de Igualdad”

El Gobierno ha levantado un blindaje legal para evitar fraudes con el reconocimiento de la “autodeterminación de género” en la Ley Trans, que permitirá a una persona poder cambiar oficialmente de sexo con tan sólo acudir al Registro Civil. Sin presentar informes médicos, ni testigos ni estar sometido a la obligación de hormonarse.

El anteproyecto de ley, que será aprobado este martes por el Consejo de Ministros, establece que la persona trans que haya modificado su sexo en el Registro Civil, de hombre a mujer, o viceversa, deberá acudir al ámbito judicial, mediante jurisdicción voluntaria, para poder recuperar su género anterior una vez que hayan pasado “seis meses” desde la modificación.

De esta manera, se evitará que una persona pueda estar cambiando de sexo continuamente para algún tipo de beneficio personal. Según destacan fuentes del Ministerio de Igualdad, esto ofrece “seguridad jurídica” porque se evita que se cometa un “fraude de ley”.

La autodeterminación de género, que ha provocado durante un año un enfrentamiento frontal entre el PSOE y Unidas Podemos, en concreto, entre Carmen Calvo e Irene Montero, significa que una persona trans que se sienta hombre o mujer podrá cambiar su sexo de nacimiento ante la administración sin la intervención de terceras personas y sin que tenga, como sucede ahora, que haber pasado por un proceso de hormonación de dos años.

Así, en un plazo máximo de cuatro meses, y con dos visitas al Registro Civil separadas en el tiempo para ratificarse, será oficial para las administraciones públicas el cambio de sexo de hombre a mujer o viceversa. Sin necesidad de que antes o después tenga que pasar por el quirófano u hormonarse para cambiar su aspecto físico. Será complemente libre para decidir si lo hace o no.

El procedimiento es el siguiente: bastará con que la persona acuda al Registro Civil. Desde los 16 años en adelante, la persona trans puede ir sola. De los 14 a los 16 años, tiene que hacerlo con sus padres o tutores legales. Y sólo en el caso de los 12 a los 14 años, el trámite debe hacerse en un juzgado.

Los menores de 12 años no pueden solicitar el cambio de sexo pero sí de nombre, sin que se le exija prueba testifical ni documental y con las consecuencias que, a nivel de derechos, se despliegan.

Para la inmensa mayoría de casos, será un funcionario del Registro Civil el que atienda a la persona trans y tramite la solicitud. Le hará entrega de un formulario donde la persona legitimada hará su manifestación de disconformidad con el sexo mencionado en su inscripción de nacimiento y rellenará la solicitud de “rectificación”. Donde podrá elegir otro nombre.

Este funcionario informará a la persona trans de las consecuencias jurídicas de su acto y del procedimiento de reversión, que es de seis meses. A partir de ahí, tendría que acudir al juzgado.

Para los menores de 14 a 18 años, toda esa información debe darse en un lenguaje claro y adaptado. Tras todo esto, se firma la solicitud.

A partir de ahí, el Registro Civil tiene tres meses para volver a citar a la persona trans para que ésta se ratifique en su voluntad de cambiar de sexo. Si así fuera, se firma y se concluye este proceso de dos comparecencias. Al mes de este segundo paso entrará en vigor y será oficial para las administraciones públicas.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: