September 22, 2021

Rechazada la extradición a Rusia del ‘Navalny’ de España por temor a que no tenga un juicio justo

Audiencia Nacional ¿El Navalny de España? Rusia pide la extradición de un opositor al que acusa de los mismos delitos

La Audiencia Nacional ha rechazado la extradición a Rusia de Sergei Vladimirovich Tarasov, reclamado en su país por apropiarse del patrimonio inmobiliario de su jefe, quien acabó asesinado, ante el “temor racional y fundado” de que allí se vulneren sus derechos fundamentales al no tener un juicio justo.

Una decisión que ha tomado en contra del criterio de la Fiscalía y apoyándose en otras dos resoluciones adoptadas por la Justicia de Reino Unido e Italia en las que denegaban la entrega a Rusia de dos ciudadanos por hechos similares a los atribuidos a Tarasov.

En este caso, Rusia le reclama por presunta estafa agravada y le acusa de formar parte de “un grupo criminal” que se apropió fraudulentamente del millonario patrimonio inmobiliario de su jefe, quien, al percatarse, quiso emprender acciones legales pero fue asesinado el 22 de enero de 2014.

Tarasov se declaró “completamente inocente” en la vista de extradición, donde se negó a ser entregado por temor a no tener un juicio justo y manifestó sus sospechas acerca de la “intención claramente política” que subyacía de la reclamación de Rusia. Además de las mencionadas resoluciones judiciales, la sección tercera de lo Penal de la Audiencia también ha tenido en cuenta las “manifestaciones del propio reclamado y su defensa acerca de la génesis del procedimiento y a la existencia de relaciones que desbordan el marco procesal”.

Todo ello, junto a la “la existencia de incongruencias procesales en cuanto a la imputación y el cambio de situación procesal de determinados intervinientes en dicho proceso, llevan a considerar la existencia de datos que sustentan ese temor racional y fundado de vulneración de derechos fundamentales del reclamado en caso de entrega”, sostiene la Sala.

Las resoluciones judiciales en las que se han apoyado rechazaron, en el caso de Reino Unido, la extradición de un familiar de una persona con “una estrecha amistad” del presidente ruso, Vladimir Putin, con el que finalmente se acabó enemistando; mientras que la de Italia se refería al conocido como caso Nekrich.

En su auto, los jueces admiten que no puede dejar de tener en consideración lo que ambos tribunales ponen de manifiesto en procesos idénticos al de la extradición que resuelven, aunque relativos a otras personas consideradas con mayor poder de decisión dentro de la trama delictiva.

Dichas resoluciones hablan de “la situación de peligro que se crea para el respeto de los derechos fundamentales” del reclamado derivada “de las relaciones de poder existentes entre determinados miembros y grupos de poder de la Federación de Rusia, y la vulnerabilidad a las posibles presiones políticas de los jueces que hubieran de decidir”, cuestiones que “ponen en tensión el derecho a un juicio con todas las garantías”, protegido por el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Además de esto, la Sala también valora las declaraciones del reclamado sobre las irregularidades existentes en el proceso, y señala que la Fiscalía, que se mostró favorable a la entrega, no hizo referencia “a la cuestión esencial” por la que ambos tribunales extranjeros rechazaron las respectivas extradiciones, que es la de la tensión que consideran “inaceptable” del derecho a un juicio justo, un derecho fundamental “que obliga” también al tribunal español.

Recuerda los pronunciamientos del Tribunal Constitucional sobre la obligación de garantía de los tribunales españoles ante eventuales situaciones de riesgo para tales derechos, y menciona otra resolución de la Audiencia Nacional que considera extrapolable al supuesto que analiza y que justifica el rechazo a la entrega “por razones jurídicas de protección de derechos humanos”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: