June 24, 2021

Pedro Sánchez y Pere Aragonès se verán en junio para impulsar la “agenda del reencuentro” entre Gobierno y Generalitat

Moncloa Los ministros esperan una remodelación del Gobierno de Pedro Sánchez tras los indultos y la vacunación Cataluña ERC exige a Sánchez que Junqueras participe en la mesa de negociación

Primer paso de la cadena. La cita entre Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y Pere Aragonès, presidente de la Generalitat, era la primera piedra en la “agenda del reencuentro” que quiere impulsar el Ejecutivo con el Govern. Ambos mandatarios han mantenido este viernes una conversación telefónica donde han acordado mantener un encuentro bilateral en este mes de junio.

Esa cita, entienden en La Moncloa, debe servir también para desbloquear la mesa del diálogo entre ambas partes. Sentar las bases para reactivar este foro de diálogo donde se hablará de financiación, fiscalidad, referéndum… La conversación, que ha durado 40 minutos, ha servido, según explican fuentes del Gobierno para abordar “distintos aspectos de la situación política actual”, además de “compartir el objetivo de avanzar hacia la superación de los retos comunes mediante el diálogo”.

Con esta primera toma de contacto telefónica con Sánchez y el hecho de haber publicado un comunicado conjunto, el Gobierno catalán busca reforzar el mensaje de que con la presidencia de Aragonès se abre una “nueva etapa” entre los dos ejecutivos, con menos gesticulación pública y choque institucional, después de que su predecesor Quim Torra dejara en suspenso la mesa de negociación bilateral por falta de concreción.

Para dar este paso, Aragonès cuenta por el momento con el aval de los dos acuerdos de legislatura firmados con la CUP y JxCat, que le dan margen hasta el 2023 para explorar “el diálogo” con el Gobierno, siempre con la prioridad de una ley de Amnistía y el referéndum de autodeterminación, pese a que ni los anticapitalistas ni los neconvergentes consideren que el Gobierno de Sánchez vaya a ceder en ninguna de estas dos peticiones.

Así, aunque hay voluntad de diálogo, las posiciones están en planteamientos no coincidentes: el Govern quiere plantear en la mesa de diálogo la amnistía para todos los implicados en causas judiciales relacionadas por el 1-O y un referéndum de autodeterminación, mientras que Sánchez trabaja para llegar a ese espacio con una reforma del delito de sedición en el Código Penal y con los presos en la calle a través de unos indultos. Madrid ofrece financiación, pero no autodeterminación.

El Gobierno, como han reiterado estos días fuentes gubernamentales, “está centrado en la salida de la pandemia y en la superación de la crisis económica y la agenda del reencuentro con Cataluña”. Esto es, para Sánchez es objetivo prioritario en los próximos meses “normalizar la relación con Cataluña”. Y en este proceso se enmarca la dispoción del Ejecutivo a conceder los indultos a los líderes del procés.

Aunque en el Gobierno, de manera pública y oficial, mantienen que la decisión sobre los indultos no está tomada y no proyectan fecha para la decisión, en el seno de la coalición se maneja finales de junio, principios de julio. Es por ello que una secuencia en este proceso de “reencuentro” podría ser reunión entre mandatarios, decisión sobre los indultos, mesa de diálogo.

El Gobierno desea que esta mesa se reúna cuanto antes, pero Moncloa no la convocará. Su estrategia pasa por descargar peso en el Govern. Enfrían los tiempos para comprobar el grado de cohesión del Ejecutivo catalán. La sensación es que la convivencia entre ERC y Junts ni es ni será fácil. Y está por ver si el partido de Carles Puigdemont y la CUP están por rebajar el tono y sus pretensiones.

Para evitar que el diálogo con Sánchez pueda alterar el difícil equilibrio interno de la coalición de gobierno catalán, Aragonès quiere perfilar antes de viajar a Madrid los mecanismos de coordinación con el ex presidente fugado Carles Puigdemont, quien ya se ha mostrado incómodo por los indultos, y consensuar con él esa primera entrevista con el presidente socialista.
Con todo, en ERC confía en poder mantener viva la mesa de negociación bilateral en los próximos meses con la colaboración del PSOE y Podemos, ya que creen esta refuerza su estrategia de avanzar de forma gradual hacia la independencia, la llamada vía escocesa, frente a las posiciones más frentistas de JxCat y la ANC.

El presidente del Gobierno asistirá el lunes en Barcelona a un acto de Foment del Treball, en su primer viaje a Cataluña tras la elección del nuevo Govern de la Generaltiat.

El encuentro se producirá a las 12 horas con motivo del 250 aniversario de la entidad, cuando se entregará la Medalla de Conmemorativa al editor, Javier Godó, y al acto también asistirá el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre; así como una representación del nuevo Govern, y el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni.

Se celebrará en la sede de Foment en Via Laietana; entre los invitados habrá familiares, amigos y profesionales que han acompañado a Javier Godó a lo largo de su vida empresarial, y el acto servirá para reconocer la labor del Grupo Godó en el progreso y crecimiento de Barcelona y Cataluña.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: