June 20, 2021

Los regantes avisan al Gobierno: “Nos va a tener enfrente” si reduce el trasvase Tajo-Segura

Política El Gobierno plantea el final de los trasvases de agua en un “futuro cercano” Política La ‘guerra del agua’ parte al PSOE al apoyar Moncloa una gran reducción del trasvase del Tajo al Segura

El propósito del Gobierno de reducir la cantidad de agua que se trasvasa del Tajo al Segura aviva en el horizonte una nueva guerra del agua. La medida, que abandera el Ministerio de Transición Ecológica, ha provocado el rechazo de las tres comunidades afectadas: Valencia, Murcia y Andalucía. Y tiene en pie de guerra a los regantes, que este jueves se han reunido con la vicepresidenta Teresa Ribera en la sede el ministerio, que han trasladado que darán “batalla legal, pero también en la calle”. “Nos van a tener enfrente”.

La cita entre Ribera y el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats) ha sido “densa”. Dos horas, donde se han intercambiado posiciones, pero donde también se han constatado las posiciones alejadas. Este sindicato, que agrupa a un total de 80 comunidades de regantes a los que abastece el Trasvase Tajo-Segura en Alicante y Murcia, así como la parte más oriental de Almería, no comparte ni la decisión de recortar los caudales transferidos ni la de aumentar el caudal ecológico del Tajo a su paso por Aranjuez (lo que se traduce en nn menor porcentaje de agua para trasvasar).

“Hemos sido claros a la hora de plantear el problema que supone para el Levante una fijación de los caudales ecológicos por encima de los actuales, con el peligro que entraña la reducción de un 40% del volumen de agua que llegue a la cuenca del Segura para regadíos”, expone Lucas Jiménez, presidente de Scrats.

¿Qué es el caudal ecológico? Según la Ley del Plan Hidrológico Nacional, los caudales ecológicos, son los que mantiene como mínimo la vida piscícola que de manera natural habitaría o pudiera habitar en el río, así como su vegetación de ribera. Y el caudal mínimo sería aquel necesario para que se conserve la estructura y función del ecosistema acuático.

¿Cuál es el punto de conflicto? En la actualidad, el caudal mínimo del Tajo en Aranjuez es de 6 metros cúbicos y la intención del Gobierno sería aumentarlo a 8,5. Y los de Toledo y Talavera de la Reina pasarlos de los 10 metros cúbicos por segundo a los a 17,00 y a 17,80, respectivamente. Asimismo, Transición Ecológica está decidido a modificar las reglas del trasvase Tajo-Segura a la baja: pasar de 38 hectómetros cúbicos a 27 cuando los pantanos de Entrepeñas y Buendía estén en nivel dos.

“El Círculo del Agua y el Sindicato de Regantes vamos a ser inflexibles”, setencia Jiménez, pocos minutos después de la reunión con la vicepresidenta Ribera. “En cuanto a los caudales ecológicos, hemos aportado informes técnicos, realizados por expertos a los que también recurre el Gobierno, que acreditan que no es necesario subir los actuales cauces en Aranjuez. Todo lo que sea en contra de esto nos van a tener enfrente, en la batalla legal pero también en la calle”. Hace sólo unos días, hubo en Madrid una primera manifestación contra la decisión de modificar las condiciones del trasvase.

El propósito del Gobierno, como ha informado este diario, es poner fin a los trasvases en un “futuro cercano”. La apuesta del Ejecutivo es el autoabastecimiento de las cuencas. Y así lo explican en una respuesta parlamentaria: “El cambio climático ha puesto de manifiesto que ya no existen Demarcaciones Hidrográficas excedentarias y que, de cara a un futuro cercano, cada Demarcación Hidrográfica deberá adoptar las medidas necesarias para poder abastecerse con sus propios recursos adoptando diferentes actuaciones como puede ser la movilización de recursos no convencionales o el fomento de las medidas de ahorro». Es decir, cada zona hidrográfica deberá autoabastecerse”.

El asunto ha estado presente en la reunión entre Ribera y Jiménez: “Ella ha querido dejar claro que no es un trasvase en vías de extinción más allá de lo que determine el cambio climático. Esto se lo hemos escuchado en un sentido y en otro en más de una ocasión a la vicepresidente”, comenta, resignado el presidente de los regantes. Con todo, su sindicato apoya la apuesta por la desalación, en donde han prometido al Gobierno “colaboración máxima”.

“De hecho, creo que es la única vía en la que estamos de acuerdo. Trabajar mejoras a futuro en los recursos de desalación, para el regadío y abastecimiento levantino. Cualquier beneficio es digno de prestarle atención”. Eso sí, señalan que Ribera no les ha argumentado como prevé el Gobierno parar “el golpe” de reducir el trasvase porque no hay recursos nuevos a día de hoy más allá de la desaladora de Torrevieja.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: