June 23, 2021

Los expertos declaran “tránsfugas” a López Miras y a los diputados de Cs que lo mantuvieron en el poder en la Región de Murcia

Política El PSOE pone a un ex diputado de IU y ex pareja de la ministra María Jesús Montero a decidir si hubo tránsfugas en Murcia La moción El PP mantiene el poder en Murcia al fracasar la moción de censura de PSOE y Cs

“Hubo traición” a Ciudadanos y, en consecuencia, son “tránsfugas”, agravado además por el hecho de que “aceptaron un cargo en el Gobierno regional a cambio de su voto en contra”. Con este argumento, el comité de expertos nombrado por el Pacto Antitransfuguismo ha concluido en un informe bastante rotundo que los cuatro ex parlamentarios naranjas en la Región de Murcia que ayudaron al PP a tumbar la moción de censura presentada el pasado mes de marzo contra Fernando López Miras cometieron un acto de transfuguismo. Una consideración que también imputa al presidente murciano por ser el “inductor” y el “beneficiario”.

El voto en contra de tres de esos diputados fue determinante para que López Miras mantuviera el cargo y fracasara la operación política pactada por las cúpulas nacionales de Ciudadanos y el PSOE, que se ideó para descabalgar al barón del PP bajo el argumento de los casos de “corrupción” en la región, entre ellos, uno sobre la desaparición de vacunas contra la Covid.

Aquella moción frustrada fue un terremoto nacional y todo un golpe para Inés Arrimadas. Ahora, menos de tres meses después de que el caso se elevara ante la comisión de seguimiento del Pacto Antitransfuguismo, el comité de expertos nombrado para estudiar el asunto ha declarado que son “tránsfugas” los ex diputados de Ciudadanos Isabel Franco, Francisco Álvarez, Valle Miguélez y Alberto Castillo (presidente de la Asamblea de Murcia y que se abstuvo en la votación). Esa condición es la que lleva reclamando desde el principio el partido naranja y por la que justificó la expulsión de militancia de los cuatro.

De igual modo, se señala que López Miras merece “idéntica calificación” a ellos por ser “inductor y beneficiario” de la “conducta tránsfuga” de los ex parlamentarios naranjas.

El ponente del dictamen, fechado el pasado 27 de mayo, es Rafael Ibáñez Reche, ex marido de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ex abogado de CCOO y ex diputado de IU en el Parlamento andaluz. Con ese currículum, en el PP se desataron las suspicacias desde su nombramiento, como informó EL MUNDO a finales de marzo.

Pero la polémica por la composición del comité es mayor. De hecho, la persona propuesta por el PP, Mariano Pérez-Hickman, dimitió porque no estaba de acuerdo con el perfil del resto de miembros. Que son Pilar Navarro -doctora en Derecho de la Energía y socio del bufete Cremades & Calvo Sotelo, que tuvo el cargo de secretaria general en el Gobierno andaluz de Susana Díaz-, Dolors Canals -profesora de Derecho Administrativo de la Universidad de Gerona que formó parte del Ministerio de la Presidencia en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero- y Silvia Sanz -consejera por designación de las Cortes del Consejo de Universidades y directora general de Suelo de la Comunidad de Madrid entre 2004 y 2007-.

El informe tendrá que ser votado por los partidos políticos dentro del Pacto Antitransfuguismo, que aglutina a todos las fuerzas salvo Vox con el objetivo de velar por la estabilidad institucional y evitar prácticas de transfuguismo. Hasta que se vote es sólo una propuesta de los expertos, aunque todo indica que prosperará.

El dictamen es contundente en sus conclusiones. “Hubo traición a sus compañeros de grupo parlamentario, ya que después de haber firmado la moción de censura se apartaron sorpresivamente, anunciando su voto en contra, una vez que los tres primeros habían recibido la ‘contraprestación’ de mantenimiento o acceso al Gobierno Regional, e impidiendo así que su compañera de grupo y partido, Dª Ana Martínez Vidal, se convirtiera en Presidenta de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia”, afirma sobre los diputados de Ciudadanos.

Los “tránsfugas” se “apartaron” del criterio fijado por los órganos competentes de Ciudadanos haciendo que “los compañeros traicionados” Martínez Vidal y Juan José Molina fueran los únicos que mantuvieron su “lealtad” con el partido “que los presentó a las elecciones”.

Franco, Álvarez y Miguélez “pactaron con otra fuerza”, el PP, “de forma personal y a espaldas de su formación” para mantener la mayoría de gobierno del PP, dice el escrito. “Agrava aún más la situación el hecho de que participaron en una operación política y tres de los tránsfugas aceptaron un cargo en el Gobierno regional a cambio de su voto en contra”

El informe rebate los argumentos del PP y critica la también la operación planteada después de la moción de censura por “los “tránsfugas ya expulsados de Ciudadanos” para hacerse con el “control” del grupo parlamentario. Esa maniobra, dice, “no conlleva que los tránsfugas dejen de serlo”.

Respecto al presidente de Murcia, el informe señala que las prácticas que tuvieron lugar necesitaron del “concurso y participación activa” de López Miras, que “facilitó e indujo la alteración de las mayorías políticas resultantes de las elecciones para evitar la moción de censura (primera causa de transfuguismo) y lo hizo mediante la recompensa a los tránsfugas con cargos en el Gobierno Regional (segunda causa) y todo ello con ostentación de la situación tránsfuga”.

Esta conclusión, no obstante, no alcanza al resto de los miembros del Consejo de Gobierno, salvo a las personas ya citadas y que forman parte del Ejecutivo regional.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: