June 20, 2021

El Tribunal Constitucional avala las condenas de prisión del Supremo por el asedio al Parlament

El Tribunal Constitucional ha avalado este miércoles las condenas por el asedio al Parlament. El Pleno del TC ha rechazado la propuesta del magistrado Cándido Conde-Pumpido de estimar los recursos de amparo que habían interpuesto los condenados. El tribunal ha designado un nuevo ponente, que elaborará una sentencia desestimatoria de los recursos que contará con el respaldo de la mayoría del TC.

Inicialmente, la Audiencia Nacional absolvió a los acusados afirmando que su actuación -que llevó a que el entonces president Artur Mas tuviera que acceder al Parlament en helicóptero- formaba parte del derecho de reunión. Posteriormente, el Tribunal Supremo revocó la sentencia e impuso a ocho de los acusados penas de tres años de prisión por un delito contra las altas instituciones del Estado.

Esas penas se van a mantener. Como ha quedado reflejado en la deliberación iniciada el martes y concluida esta mañana, la mayoría de los magistrados no respaldan la tesis de que el Supremo infringió la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos -ya asumida en varias ocasiones por el Constitucional- de que un tribunal que examine una absolución no puede revisar la valoración de la prueba para dictar condena sin escuchar de nuevo a los acusados.

Los recursos sobre el asedio al Parlament ya pasaron por el Pleno hace tiempo, cuando aún estaba en marcha el juicio del Supremo sobre el procés. La posibilidad de que una estimación de los amparos en esas fechas supusiera un cuestionamiento del tribunal del 1-O llevó al presidente del TC, Juan José González Rivas, a retrasar su estudio. Se daba la circunstancia de que la ponencia de la sentencia condenatoria sobre el Parlament había correspondido al magistrado Manuel Marchena, que presidía el juicio del 1-O, y que otros dos magistrados de este juicio también había respaldado la condena.

La ponencia llevada esta semana al Pleno por Conde-Pumpido proponía conceder el amparo por motivos más técnicos que de fondo. Aun así, una mayoría de magistrados ha considerado que el Supremo se limitó a hacer una tarea técnica de encajar en un delito los mismos hechos que dio por probados la Audiencia, sin volver a valorar elemento subjetivos de la actuación de los acusados que exigieran un nuevo interrogatorio.

El Constitucional ha descartado también la opción de devolver el caso al Tribunal Supremo para que dictara una nueva sentencia, una posibilidad que tampoco respaldaba el ponente.

Esta será la tercera sentencia sobre el asedio al Parlament, y la tercera que contará con un voto particular. En la primera, el hoy ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska se mostró contrario a la absolución; en la segunda del Supremo, el magistrado Perfecto Andrés rechazó la condena dictada; en esta última, el que era ponente acabará emitiendo también su voto particular.

Los hechos tuvieron lugar en junio de 2011, cuando una multitud del movimiento 15M que protestaba por los recortes sociales impidió el acceso a los diputados autonómicos, que recibieron empujones, insultos y escupitajos. El coche del president fue zarandeado y finalmente Mas entró en la Cámara vía aérea.

La sentencia de la Audiencia Nacional, de la que fue ponente el magistrado Ramón Sáez, afirmó: ” Cuando los cauces de expresión y de acceso al espacio público se encuentran controlados por medios de comunicación privados, cuando sectores de la sociedad tienen una gran dificultad para hacerse oír o para intervenir en el debate político y social, resulta obligado admitir cierto exceso en el ejercicio de las libertades de expresión o manifestación si se quiere dotar de un mínimo de eficacia a la protesta y a la crítica, como mecanismos de imprescindible contrapeso en una democracia que se sustenta sobre el pluralismo, valor esencial, y que promueve la libre igualdad de personas y grupos para que los derechos sean reales y efectivos, como enuncia la Constitución“.

El Supremo respondió que la sentencia de la Audiencia “altera las claves constitucionales que han de presidir la tarea jurisdiccional de ponderación. Y lo hace recurriendo a una errónea y traumática desjerarquización de uno de los derechos convergentes: el derecho constitucional de participación política a través de los legítimos representantes en el órgano legislativo”.

Jordi Cuixart, durante un permiso en febrero de 2020.MARGA CRUZ

El Constitucional también ha acordado este miércoles rechazar el recurso de amparo del presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, contra la sentencia del Tribunal Supremo que le condenó por sedición por su participación en el procés. La decisión sigue los pasos de las dictadas contra otros condenados como Josep Rull y Jordi Turull. Los criterios del Supremo suponen que en todos los casos el TC avalará las condenas del Supremo.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: