June 15, 2021

Condenada a seis años de prisión por arrancar un trozo de lengua de su pareja de un mordisco

Tribunales La Fiscalía pide 8 años para una joven por arrancar la lengua de su pareja cuando iba a dejarla

Hay besos dolorosos, ya que suponen una ruptura sentimental y otros que, literalmente, se te llevan una parte de ti. Es lo que le pasó a un hombre cuya pareja le seccionó un trozo de lengua de un mordisco y luego lo escupió al suelo, dónde lo encontraron los Mossos d’Esquadra que acudieron al domicilio de la pareja. Así lo establece la Audiencia de Barcelona que ha condenado a seis años de prisión a la mujer por un delito de lesiones así como al pago de una indemnización de 67.000 euros a la víctima por los daños y las secuelas provocadas

La sentencia, a la que ha tenido acceso este medio, indica que condenada y víctima se conocieron ya que él era profesor de pilates de ella y tuvieron una relación sentimental de convivencia, desde finales de 2015, en un piso de Vilanova i la Geltrú y que el 26 de junio de 2016 tuvieron su “primera discusión” por cuestiones domésticas. El tribunal indica que la condenada se fue del apartamento a la calle y que no queda claro que él la agrediese, tal y como la mujer denunció. Al volver a casa, el hombre, representado por el letrado José Rey Cadenas, quiso hacer las paces al abrazar y besar a la mujer y fue en ese momento cuando mordió la lengua de su pareja seccionándole un trozo.

El tribunal remarca que le amputó la lengua y luego escupió un trozo al suelo y que no se pudo reconstruir este órgano al hombre por lo que además de los daños le ha provocado graves secuelas como pérdida parcial del sentido del gusto para dulce y salado, dificultad para pronuncias algunos fonemas, cicatrices y lesiones emocionales. Tras examinar todas las pruebas, los magistrados consideran que la condenada hizo de forma “consciente y deliberada” esta “amputación traumática del tercio anterior de la lengua” de su entonces pareja.

“Las reglas de la experiencia humana determina que para la ablación de una parte considerable (como en el caso que nos ocupa) se requiere no solo de una fuerza mecánica de presión de gran intensidad, sino de un movimiento de tracción, bien efectuado por la propia persona que realiza la mordedura” o por la persona “a la que se le secciona, si esta realiza a la vez una maniobra instintiva de retirada de la misma”, señala la sentencia, adelantada por El Periódico. Por eso, remarcan que las lesiones provocadas indican que “es materialmente imposible aceptar la explicación” de la mujer de que “no mordió con fuerza y que lo hizo involuntariamente”, pues de haber sido así “con toda probabilidad no se habrá producido una sección de la lengua de la forma y modo en que esta finalmente se produjo”, hasta tal punto que la imputada “se quedó en su boca con el trozo” apuntado y que escupió en el suelo.

Por eso, la Audiencia de Barcelona concluye que la mujer es responsable de un delito de lesiones con deformidad de un órgano principal con el agravante de parentesco, ya que eran pareja, y la atenuante de las dilaciones indebidas por los años que han tardado en realizarse el juicio.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: