June 20, 2021

La crisis de Ciudadanos se agrava con un nuevo goteo de bajas y Rivera evita salir en defensa de Arrimadas

Ciudadanos ha vuelto a ser golpeado por las bajas en un nuevo goteo de renuncias que viene a agravar la crisis del partido. Llegan después de que la formación naranja se estrellara en las elecciones madrileñas del pasado martes, en las que perdió la totalidad de sus diputados en la Asamblea de Madrid después de no alcanzar el 5% de los votos.

El varapalo más importante se ha producido en la Comunidad Valenciana. Cuatro de sus diputados se borran de Ciudadanos con el argumento de que el partido está siendo «muleta del sanchismo», pero se quedan con sus actas y pasan a formar parte del grupo de no adscritos. Entre ellos están el que era portavoz adjunto, José Antonio Martínez, y Sunsi Sanchis, la parlamentaria que entró recientemente para sustituir la marcha al PP del ex líder de Cs en la Comunidad Valenciana, Toni Cantó. Los otros dos son Jesús Salmerón y Cristina Gabarda,informa Noa de la Torre.

Esto implica que el segundo grupo parlamentario más importante que le queda a los naranjas, con Andalucía, mengue de 18 a 14 diputados y pase ahora a ser la cuarta fuerza de Les Corts por detrás de Compromís. El partido les exige devolver el acta y «lamenta, condena y rechaza este tipo de comportamientos tan lamentables como vergonzosos por parte de quienes degradan la política a los niveles más ínfimos, cuando ponen los escaños que han recibido en virtud de unas siglas comunes al servicio de intereses personales».

Por otro lado, se confirma la baja como afiliada de Marta Rivera de la Cruz para, previsiblemente, repetir en calidad de independiente como consejera de Cultura de Isabel Díaz Ayuso, que siempre ha expresado su afán por contar con ella. Es por eso que en el partido naranja ya esperaban este movimiento y que califiquen su caso como «distinto» a los demás. Rivera, además de haber hecho una aplaudida gestión como consejera, ha tenido una relevante trayectoria dentro como dirigente y diputada.

La nueva oleada de bajas se produce después de que EL MUNDO revelara que el PP iba a acelerar la absorción de cargos de Cs tras interrumpir ese proceso por las elecciones de Madrid. La ofensiva se ha retomado con el objetivo de pescar cargos «locales, provinciales, regionales y nacionales». Al frente de la operación está, desde su nuevo despacho en Génova, el que fuera secretario de Organización de Cs, Fran Hervías, que prepara un desembarco «escalonado».

En Cs hay enfado por esta estrategia desestabilizadora, pero no alzan la voz para responder. Tan sólo recalcan su afán por mirar al futuro junto a los miles de afiliados que seguirán en el partido.

Albert Rivera, que reapareció este viernes en un acto, no mostró especial empatía ni apoyo a Arrimadas en este crisis. «A los que están dentro [de Ciudadanos], suerte y acierto, y a los que están fuera, todo mi cariño, porque yo no distingo entre buenos y malos ciudadanos. De hecho, me empeñé en unir a gente muy diversa en un proyecto, se incorporó gente que venía del PSOE, de la sociedad civil y del PP», dijo el ex líder naranja en un acto organizado por el Diario Sur en Málaga.

Asimismo, tampoco quiso pronunciarse cuando se le preguntó sobre la situación crítica de Cs. Señaló que no lo hacía «por respeto a los que sí que tienen que tomar decisiones y están ejerciendo». «Claro que he visto los resultados en Cataluña, en Madrid y en Murcia, lo he visto todo, pero precisamente por todo eso lo mejor que puedo hacer es no opinar en público”, incidió, ya que “lo último que puede hacer uno en la vida es añorarse a sí mismo».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: