June 24, 2021

Isabel Bonig deja el acta de diputada en las Cortes reprochando a Casado que no le dé una segunda oportunidad

Congreso Isabel Bonig da un paso atrás y deja el liderato del PP valenciano en manos del candidato de Génova Valencia El PP de Valencia busca cerrar la “herida” y reconciliarse con la familia de Rita Barberá en plena batalla interna

La todavía presidenta del Partido Popular en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, ha puesto este jueves palabras -y alguna lágrima- a una despedida que comunicó el lunes y a la que se ha visto forzada por Génova. La dirigente popular ha anunciado que deja el acta de diputada en las Cortes Valencianas pero también la portavocía, a pesar de que el partido no la iba a presionar en este sentido y hubiese aceptado que siguiese hasta junio.

“Agradezco que la dirección me haya ofrecido cosas, pero no entré en política por los cargos sino por principios”, ha afirmado Bonig, que no ha dudado en criticar al presidente del PP, Pablo Casado, por haberla apartado de una batalla por la presidencia regional del partido a la que ella estaba dispuesta a ir, y sin darle siquiera una “segunda oportunidad”. “Se me dijo que había un mejor candidato”, ha señalado Bonig, en referencia a Carlos Mazón, la apuesta decidida de Génova que romperá su silencio en las próximas horas, tras la convocatoria del congreso regional este verano para renovar la presidencia del PPCV.

Bonig llega al final del camino tras meses convencida de que podría optar a revalidar el cargo, y así lo había dicho públicamente una y otra vez cuando los periodistas le preguntaban. Que Génova lo sabía y nadie le había puesto impedimento, subrayaba siempre. Así que preguntada este jueves por si había sentido que se le había mentido, su respuesta no deja lugar a dudas: “Cuando hablé con el presidente se me dijo que tenía la confianza. Me hubiese gustado que esto se hubiera hecho de otra manera y que me lo hubiesen dicho desde el principio“.

“No me arrepiento de recabar el apoyo de los militantes, aunque eso me haya impedido ganarme el favor de las estructuras del partido, porque estaba trabajando”, ha afirmado, en lo que puede interpretarse como un reproche velado a Mazón, el actual presidente del PP en Alicante y de la Diputación en esta provincia, y con el que habló el lunes, cuando comunicó que daba un paso atrás.

Aunque sin nombrar a Mazón en ningún momento, Bonig ha insistido en esta crítica para leer entre líneas: “Tomé las riendas del PPCV cuando nadie se atrevía ni quería, y las cosas se han hecho relativamente bien cuando ahora todos quieren”. De hecho, solo ha reconocido el que considera el gran error de su carrera política estos años, la reprobación en las Cortes de Rita Barberá, a la que se sumó el PP. “Me equivoqué y pido perdón”.

Sin embargo, Bonig ha admitido que se va ahora “con pesar” porque no tiene “la confianza de la dirección del PP”, cuando otros “sí que gozan del beneplácito de Génova”. Pero ha desvelado que el partido en la Comunidad Valenciana manejaba una encuesta de abril que les situaba en empate técnico con el PSOE. Y todo ello tras quedarse en 2019 a 4.311 votos de poder formar gobierno con PP y Vox, según ha recordado para justificar que pidiese esa segunda oportunidad a Génova: “Solo me he presentado una vez”.

No ha sido su única manera de reivindicarse para deslizar de manera más o menos clara que considera injusta la decisión de Génova. “He trabajado muy duro para superar la etapa de oscuridad”, ha dicho en referencia a los casos de corrupción que han salpicado al partido. “He vivido con bochorno y vergüenza las conductas de algunos que empañaron la labor de tantos cargos públicos de PP”.

Superar aquel lastre no fue tarea fácil, y menos desde la oposición tras dos décadas de gobiernos populares y con un Ciudadanos que en 2019 a punto estuvo del sorpasso: “He sido la primera mujer presidenta del PPCV, y en los años más difíciles del partido”. De ahí que a Bonig le haya dolido especialmente no ya que no se apueste por ella, sino que se le haya invitado a no plantar batalla en unas primarias que, según ha vuelto a recordar, son la fórmula mediante la cual Casado llegó a la presidencia del PP.

Más dardos envenenados: “Humildemente, puse las bases de lo que luego Isabel Díaz Ayuso y otros compañeros han podido hacer en otros territorios. ¿Se acuerdan de cuando yo pedía un PP sin complejos? Ahora lo oímos”. Tampoco el discurso de la libertad es un invento de ahora, ha venido a decir: “Aquí libramos una batalla a favor de la libertad educativa y lingüística, con la bajada de impuestos como bandera”.

Bonig dice así adiós a su acta de diputada, a la portavocía en las Cortes y a presentar batalla en unas primarias contra Carlos Mazón. “Lejos de egoísmos y personalismos, por respeto al partido y a las siglas que represento doy un paso al lado”, ha sentenciado. Eso sí, “no pido absolutamente nada; por eso me afilié al PP y seguiré como militante”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: