June 23, 2021

Dolores Delgado vuelve a favorecer a su asociación en los nombramientos para puestos clave de la Fiscalía

La fiscal general del Estado ha vuelto a favorecer este martes a su asociación en la macrojornada de nombramientos en el Consejo Fiscal, en la que se ha repartido una veintena de puestos. Dolores Delgado ha designado para la plaza de Fiscal de Sala -la máxima categoría en la carrera- contra la Violencia sobre la Mujer a Teresa Peramato, actual presidenta de la Unión Progresista de Fiscales (UPF), a la que Delgado perteneció durante años y de la que fue candidata.

Además, ha elegido a un ex presidente de la misma asociación y actual tesorero, Emilio Fernández, como nuevo fiscal superior de Castilla-La Mancha. En cuanto al delicado puesto de fiscal de Sala de servicio de Inspección, la fiscal general ha escogido a Toña Sanz, ex compañera en la Fiscalía de la Audiencia Nacional y que también ha sido miembro de la UPF.

También el delicado puesto al frente de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid irá a una candidata de UPF, la ex secretaria de la asociación Almudena Lastra de Inés. No renueva en ese puesto tan delicado Jesús Caballero Klink, que a cambio ha obtenido una plaza en la Fiscalía del Constitucional. En la Fiscalía de Madrid se trabaja en numerosos asuntos de gran relevancia pública, como las investigaciones en torno a las cuentas de Podemos o en su día las relacionadas con el 8-M.

El Consejo Fiscal está compuesto actualmente por cinco vocales de la mayoritaria Asociación de Fiscales (AF) y cuatro de la UPF, elegidos por votación entre los miembros de la carrera. A ellos se suman como miembros natos la fiscal general, el teniente fiscal del Supremo y el jefe de la Inspección.

Tras los últimos nombramientos, la Asociación de Fiscales denunció que Delgado estaba decidiendo los cargos teniendo en cuente la pertenencia a la UPF y su afinidad personal, en lugar de valorar como debía los méritos y la capacidad. Los nombramientos se votan en el Consejo, pero es la fiscal general la que decide quién va a cada puesto con independencia del resultado de la votación.

“Sus propuestas lo son de acuerdo con los votos emitidos por los vocales electivos por la lista de la Unión Progresista Fiscales, y ello a pesar del principio de mérito y capacidad que debe regir en cada propuesta de nombramiento que se remita al Consejo de Ministros”, sostenía la AF en un comunicado tras nombramientos que incluían como fiscal de Sala de Menores a otro ex presidente de la UPF, Esteban Rincón.

Las plazas de Inspección y de Violencia sobre al Mujer han contado con los votos de los vocales de la UPF y los natos. Lo mismo ha sucedido en otra de las plazas de máxima categoría, la de Fiscal de Sala del Constitucional, para la que ha sido elegido Pedro Crespo. En los tres casos la asociación mayoritaria apoyaba a otros candidatos.

En el caso del nuevo jefe de la Fiscalía en el TC, fue hasta hace dos años un miembros destacado de la UPF, pero abandonó la asociación por discrepancias con sus actuaciones.

No todos los puestos de relevancia en disputa han ido a la UPF. Seguirá en su puesto al frente de la Fiscalía del Tribunal Superior de Cantabria María Pilar Jiménez Bados, perteneciente a la AF. Lo hará con el apoyo de Delgado los otros dos vocales natos y los cinco de su asociación. Y el nuevo fiscal jefe del TSJ de Extremadura será Javier Montero Juanes, respaldado por la AF. También seguirá otro mandato en Galicia Fernando Suanzes, de la AF.

Este martes también se elegía al número dos de la Fiscalía Anticorrupción. No repite como teniente fiscal Belén Suárez. Su lugar lo va a ocupar Antonio Romeral, el fiscal que está llevando el juicio de los papeles de Bárcenas. Delgado lo ha propuesto sin ser el que más apoyos había recibido: cuatro (dos de la UPF, dos de vocales natos), frente a los cinco del candidato de la Asociación de Fiscales, el fiscal de Anticorrupción Carlos Alba. Delgado ha optado por Romeral.

La lista de nombramientos en el Consejo ha sido larga. Dos de los puestos de fiscal de Sala sólo tenían un aspirante, por lo que no ha habido dudas para que Fidel Cadena -uno de los fiscales del procés- tenga ese puesto en el Tribunal Supremo y que Miguel Ángel Torres siga en frente del Tribunal de Cuentas.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

%d bloggers like this: